// estás leyendo...

(Sin categoría)

Con “Sounds from nowheresville”, segundo trabajo de la banda, los Ting Tings han conseguido la difícil tarea de publicar un disco fallido en el que siete de sus diez temas son estupendos. Fallido porque el difícil segundo trabajo se convierte aquí en una deliberada ruptura con el anterior sonido del grupo sin ningún tipo de criterio y, desde luego, sin ningún tipo de nexo de unión entre sus canciones. Da la sensación de que el duo inglés solo tuviera como objetivo no sonar como en su primer trabajo aunque sea a costa de tocar todos los palos posibles sin importar que los resultados sean siempre aceptables y aún a riesgo de restar solidez al conjunto. No es ya cuestión de hacer un disco más o menos bueno sino de hacer un disco que sí o sí va a ser distinto al anterior. El caso es que los Ting Tings se encuentran, casi sin querer, con al menos siete canciones sencillamente increíbles que parecen de siete discos distintos.

Abren con “Silence” y todo parece indicar que lo que ownessay.com escuchamos hace casi año medio con “Hands” va a ser lo que predomine en el disco. Error. Lo siguiente que hacen es enchufar las guitarras en “Give it back” casi casi como si fueran unos Black Keys ensayando una canción que saben que jamás irá en ninguno de sus discos. Por diversión y por el puro placer de poder tocar un tema así en sus conciertos. Cambian de tercio en “Guggenheim”, una especie de blues con el que gracias a una sección rítmica apabullante, consiguen un tema divertidísimo con el que es imposible no golpear las cazuelas con la cuchara si te lo pones mientras estás cocinando. “Hang it up”, uno de los semi singles que lanzaron tiempo ha, funciona como homenaje encubierto a unos Beastie Boys deslavados. Y van tres. A pesar de no haber incluido “Hands” en la edición normal del disco porque los sintetizadores no encajaban con el resto de temas, resulta que sí incluyen “Ony by one”: juguetón medio tiempo, mucho menos bailable que “Hands”, donde los sintes campan con total libertad. Por si todo este batiburrillo de referencias y sonidos fuera poco, “Soul Killing” aparece con una sección de viento muy Mark Ronson mezclada con unos coros a lá “Another brick on the wall” con los que ya no sabes qué es lo que va venir después. Y lo que viene después es “In your life”, canción con la que cierran el disco como si de un homenaje a Nancy Sinatra se tratara.
El resto de “Sounds from nowheresville” transcurre por los caminos sonrojantes de la Avril Lavigne más cursi en “Help”, pasando por la memez de “Day to Day” y terminando por el relleno más descarado en “Hit me down Sonny”.

Mucho me temo que entre la heterogeneidad reinante y que el disco se filtró hace meses, los Ting Tings no conseguirán colocar los casi dos millones de copias que vendieron con “We started nothing”. Tampoco creo que sea necesario porque pocos grupos pueden presumir de semejante colección de hits – 7 del segundo trabajo, tres del primero – con tan solo dos discos y sin entrar en la categoría de cabeza de cartel.

Te gustará si te gusta: cualquier cosa. Alguna te tiene que gustar sí o sí.
Temas destacados: “Silence”, “Give it back”, “Guggenheim”.
Escúchalo: en spotify?

Comparte este artículo:

Comentarios

No hay comentarios para “”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

Escribir un comentario

2018 discotraxx.es Entradas (RSS)
Theme by The Masterplan Powered by WordPress