// estás leyendo...

Discos

Kylie Minogue: Aphrodite. Expediente X

Kylie Minogue regresa con Aphrodite, su flamante nuevo disco. Y, de paso, nos deja una serie de misterios irresolubles que han comocionado a la humanidad. Kylie es una fenómena, una fenómena paranormal, aunque no logremos entender como lo hace. Aquí tienen una sucesión de expedientes x que me vienen a la mente después de ver, escuchar y analizar el nuevo trabajo de la cantante australiana más famosa en esta parte de la Europa occidental.

EXPEDIENTE X Nº 1: La portada. Cuando ví la fotografía que sirve como portada a este susodicho álbum pensé que era horrible. Un foto horterísima, con bien de photoshop (tanto que la mujer que posa como modelo no se parece a Kylie), de una inspiración griega clásica digna de una gala de Miss Mundo celebrada en en Atenas. ¿No hubiera sido mejor elegir la portada del single “All The Lovers”? Sí, tampoco es una maravilla, pero ¿No sales más favorecida? ¿No es más elegante? Kylie parece que no se entera. Hasta aquí creo que todos deacuerdo. Pero el problema viene cuando te acercas a tu tu tienda de discos y puedes observar el disco en formato digipack. Pues en realidad no está tan mal, o eso me parece a mí. Queda bien, incluso bastante fino. ¿No? ¿Kylie como lo haces? ¿Seré que me he vuelto más hortera de lo que creía? No, no lo sé. En realidad, no lo sabe nadie.

EXPEDIENTE X Nº2: “All The Lovers”. En sus primeras escuchas “All The Lovers” me pareció un tema flojo, muy flojo. Un estribillo discretito, una melodía plana, vamos que ni fú ni fa. Ya está. Otra ves Kylie se ha equivocado eligiendo el primer single, como lo hizo con “2 Hearts”. Pues bien, nada más lejos de la realidad. El tema empieza a crecer y a crecer y a crecer… y ahora resulta que es de lo mejorcito del conjunto. ¿Y esto como puede ser? ¿Con unos mimbres tan débiles como los que he comentado como ha podido hacer su enésimo hit? Sin duda, un caso digno de un reportaje de la revista Más Allá.

EXPEDIENTE X Nº3: Éxito. Con esa foto de portada y con un single como este, me pareció que “Aphodite” pasaría a engrosar la lista de discos losers de grandes estrellas venidas a menos, justo detrás de At Last de Cyndi Lauper. Pero para mí sorpresa, ha sido todo un éxito de ventas y críticas (tanto que es su trabajo mejor valorado desde Fever). Y sí, a mí también  me ha convencido. Sin duda alguna ha influido mucho la promoción y las canciones, otros expedientes x que trataremos, pero… ¿Cómo se puede conquistar al público con una presentación tan discutible?

EXPEDIENTE X Nº4: Promoción. Aquí el misterio recae sobre los ejecutivos de EMI. La pobre Kylie tuvo que sufrir la marginación de su discográfica con su anterior disco X, un trabajo que podría haber sido todo un superventas si no fuese porque EMI, no se sabe muy bien porqué, no le dio la promoción adecuada. Aunque lanzó algunos singles que fueron más o menos radiados, no se oyó hablar nada del trabajo, condenado finalmente al ostracismo. Y eso que tenían una excusa buenísima para publicitarlo, pero no. Y ahora, los de EMI se vuelcan con la Minogue: haciendo ruido desde internet, lanzando el disco justo la semana del Orgullo Gay (una estrategia de marketing sensacional), con estrevistas en los medios… ¿Qué les ha pasado señores directivos de EMI? ¿A qué se debe este cambio de actitud?

EXPEDIENTE X Nº 5: Stuart Price. El afamado productor estaba a punto de convertirse en el nuevo Timbaland, es decir ese señor que produce a todo el mundo y que acaba de aburrir a todo el mundo con trabajos cada vez más discretos. Pero no, el honor se lo llevó David Guetta, del que ya nos estamos aburriendo un poquito. Tampoco es que los últimos credenciales de Price sean para tirar cohetes. Su producción en Day & Age de The Killers fue flojita, a ratos tosca, y en Perfect Symmetry de Keane no logró cuajar lo que parecía un cambio de estilo en el grupo. Pues bien, llega Aphrodite y Stuart Price consigue rememorar, en el mejor sentido, Confessions On A Dancefloor de Madonna; es decir, un sonido pulcro, bailable y atrayente, sin olvidar la quintaesencia de su trabajo, que recorre todas las canciones. ¿Cómo se consige eso? ¿Es Price mejor productor de lo que le presumíamos?… Más incógnitas que no sabemos despejar.


Kylie Minogue – All The Lovers

EXPEDIENTE X Nº6: Baladas que no son baladas (o todo lo contrario). Mal hicieron en anunciar que este iba a ser un disco sin baladas, un disco directo a la pista de baile. Mentira. En el disco aparecen dos o tres temas que probablemente fueron escritas como baladas, pero que aparecen travestidas en música de baile, aunque sin subir del todo los beats, ¿o no? ¿O es que fueron escritos así? Unas canciones son a mí parecer un misterio en sí mismas. Curiosamente son, también, lo más olvidable del álbum, unas canciones con suficiente calidad para considerarlas relleno, pero que no incitan mucho a volverlas a escuchar.

EXPEDIENTE X Nº 7: “Get Outta My Way”. Puede que esto no sea un expediente x propiamente dicho, pero a mí me llama la atención. ¿Porque es posible que una canción diseñada como hit internacional sea efectivamente un hit? El trabajo de melodía es muy brillante, es vigorosa, francamente disfrutable, un trallazo de pop comercial sin complejos, definitivamente la mejor canción de todo el disco. Yo sin embargo, tengo la sensación de que está demasiado calculada. ¿Pueden las fórmulas y los cálculos hacer grandes canciones? Lo dejo ahí…

EXPEDIENTE X Nº8: “Too Much”. También es un enigma como una canción que prometía tanto al ver su créditos se queden finalmente en tan poco. Porque sí, la canción está bien, pero podría haber sido un bombazo. Escrita por Jack Shears de Scissor Sisters y Calvin Harris, nada más y nada menos. Pero el tema, a pesar de tener un atractivo aire trance, fracasa en un estribillo que no consigue fraguar.

EXPEDIENTE X Nº9: “Closer” y “Cupid Boy”. Aphrodite es un disco conservador, sin temas arriesgados como los que habían en sus dos disco anteriores. Lo positivo de este planteamiento es que permite jugar sobre seguro y aquí Kylie hace eso, que es, por otra parte lo mejor que sabe hacer (su repertorio, por ejemplo, no se recordará por tener grandes baladas, que en el peor de los casos son hórridas y plúmbeas). Pues bien, sin “Speakerphone”s ni “Slow”s que valgan, Kylie se acuerda de sus fans más indies en “Closer” y “Cupid Boy”. Una es una canción ochentera que suena más o menos actual, la otra pop con buenos arreglos, los más creativos del disco sí, pero tampoco arriesgados. ¿Como se consigue fraguar en un tema conceptos tan antitéticos?

EXPEDIENTE X Nº10: Aphrodite (el disco). Pero también el disco en sí mismo es otoro expediente x. Aphrodite es el disco más satisfactorio y más solido globalmente que Kylie ha hecho en los últimos nueve años, pero todo esto lo ha conseguido sin tener ningún hit capital como sí que tenían X y Body Language (quizá “Get Outta My Way”). Podríamos decir que en él se contienen buenas canciones, algunas notables, otras más correctitas y olvidables, pero que se deja escuchar bastante bien, sin tener que darle al botón de siguiente en ningún momento. Es esta discordancia entre lo disfrutable del disco y la ausencia de temazos lo que me parece extraño, y más viniendo de una estrella pop como Kylie Minogue, pero lo cierto es que funciona. Y por eso:

PUNTUACIÓN: 7

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

1 comentario para “Kylie Minogue: Aphrodite. Expediente X”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. No acabo de entender muy bien cómo un disco tan “sencillo” puede ser tan exitoso.

    La verdad es que detrás de la “sencillez” se esconde un proyecto muy trabajado y que sus creadores saben desde un principio que será un pelotazo.

    Escrito por yo mismo | septiembre 26, 2010, 19:35

Escribir un comentario