// estás leyendo...

Conciertos

Papa Topo + Los Punsetes (Sala Caracol, Madrid)

Inmejorable programa doble el del miércoles por la noche en Madrid, con dos de los grupos que más entusiasmados nos tienen en esta web (o al menos a gran parte de nosotros). No todo el mundo opinaba igual, sin embargo, y había quien preguntaba en la entrada “¿Cuándo tocan los buenos?”, y acto seguido se daban la vuelta en busca de mejores quehaceres esperando a Los Punsetes. Algunos siguen necesitando que decidan por ellos, que les decidan quiénes son los buenos y los malos, cuál es el hype que hay que abrazar en el momento y cuál el que hay que desechar. Hasta hace poco, Los Punsetes eran la última broma alentada por la intelligentsia bloguera y de los medios, hoy son la realidad casi incontestable, pero esto para algunos funciona así, y a pesar de lo modernos que somos todos, es más viejo que la rueda. Dentro de un tiempo, estos nombres y otros nuevos irán seguramente rotando sus posiciones y el mundo indie seguirá girando (sobre sí mismo, por supuesto).

Evidentemente, no fue el de Papa Topo un concierto perfecto, todavía están demasiado verdes en directo, pero es probable que quien los desprecie ahora se dé cuenta de su error en el futuro. En la Sala Caracol presentaron un directo completamente distinto al desnudo del Salón Myspace del Primavera Sound, a veces para mejor, a veces para peor. A Paulita se la oía más nítidamente que otras veces, pero Adrià parece seguir teniendo un cierto déficit de atención. Si pasa una mosca por delante, deja de tocar, deja de cantar, mira hacia un lado, se aleja más (si cabe) del micro… Al menos esta vez le pusieron un Rafa Spunky (grande, Juanjo Montserrat), pero tienen muchas cosas que pulir, sí. Sobre el citado Juanjo recae gran parte del mérito del giro a la electricidad que vienen insinuando últimamente sin mucho disimulo, y es lo que les llevará a superar definitivamente el síndrome del “Oso Panda” y lo que hará que, olvidados ciertos prejuicios, algún día se reconozca a Adrià como el mejor compositor de melodías pop de los últimos tiempos en el país. Tiene 18 años y ha firmado “Lo que me gusta del verano es tomar helado” y “La chica vampira”, por citar un par. De otros hablaban parecido y acabaron ganando un Goya. Adrià, si se pone, ganará dos. Acabaron con un mash-up entre “Murciana marrana” y “Tus amigos”, no digo más.

Los Punsetes dieron su mejor concierto hasta la fecha, y mira que no lo habían hecho mal anteriormente. Pero, no sé, sonaron más contundentes, no se dejaron canciones en el tintero (esta vez, sí, “Fin del mundo”, ¡bien!), y me hicieron quedar mal cuando les dije a mis amigos (que le den por culo) que no, que de ninguna manera hacían bises (supongo que había más gente que pensaba lo mismo, porque un poco más y nos tiene que instar Anntona a nosotros a que lo pidiéramos). Ariadna volvió a deslumbrar con sus coreografías, sus triples saltos mortales y su breakdance, marca de la casa, y ellos, los señores, con sus inenarrables distorsiones. Muy grandes.

(Fotos: Carlos Risingson).

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

1 comentario para “Papa Topo + Los Punsetes (Sala Caracol, Madrid)”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Yo tengo que reconocer que tras verles en directo (a Papa Topo, digo), soy menos detractor. El hacerlo todo más guitarrero les va bien. Ojalá sigan por ahí.

    De los Punsetes no digo nada porque son perfectos.

    Escrito por marcos c. | junio 8, 2010, 10:35

Escribir un comentario