// estás leyendo...

Discos

Prefab Sprout: Let’s Change The World With Music

prefabsproutLet’s Change The World With Music, nada menos. No sé muy bien cómo enfrentarme a este disco, o, mejor dicho, no sé muy bien cómo enfrentarme a escribir sobre este disco. Es tan especial a tantos niveles que uno teme que las palabras, que siempre se suelen quedar cortas para expresar emociones y sensaciones, sean en este caso aún más limitadas de lo habitual. Si quieren un resumen que les ahorre divagaciones, baste con decir que es maravilloso, una auténtica preciosidad.

Si quieren más datos, aunque seguramente ya los hayan leído por ahí, este es un disco que Paddy McAloon, el artífice de Prefab Sprout, tenía guardado en algún cajón desde hacía mucho tiempo. Casi veinte años, en realidad, pues estaba previsto que fuera la continuación del gran Jordan: The Comeback. Pero el azaroso destino decidió que no se haya publicado hasta finales de este año que a su vez concluye una década (porque, sí, en 2009 termina la Década de los 00, pero ese es otro asunto que si quieren discutimos otro día). Cuando empecé a escucharlo, ya tenía prácticamente decididos todos los álbumes por los que iba a votar en nuestra lista de favoritos de los últimos diez años, y, con dudas, finalmente no lo incluí, ya que en un disco con una cronología tan particular no me pareció tan mal hacer una excepción. Si nunca llegó a pertenecer al principio de la década de los 90, quizá tampoco deba hacerlo al final de esta, porque a lo mejor todo esto no ha sido casual y realmente juega con lo atemporal (listo, ya he utilizado el calificativo más recurrente al hablar de él). Con todo, y contraviniendo lo anterior, es más que probable que sí lo vote como mejor disco de 2009, porque algún premio he de darle, y aparte de comprármelo y alabarlo, es el único que humildemente se me ocurre.

Otro aspecto que lo hace especial para mí es uno un poco macabro: habiendo leído sobre los problemas de salud que ha sufrido en los últimos tiempos Paddy McAloon y viendo el aspecto de casi anciano que ha adquirido, hice una inconsciente asociación de ideas y no pude evitar pensar que no me hubiera sorprendido la publicación de Let’s Change The World With Music como álbum póstumo. Por supuesto, deseo decididamente que Paddy viva muchísimos años y nos siga deleitando con su grandísimo talento, y a poder ser, sin espaciar tanto sus obras en el tiempo, pero ese sentimiento ha estado ahí intermitentemente durante las últimas semanas.

También lo hace especial el hecho de que sea una gran celebración (con tintes espirituales, algo muy presente en McAloon como persona) de la música, de todo lo que aporta al mundo en general y, he de decirlo, al mío en particular, hasta el punto de haberse convertido en mi principal pasión vital. Y esos agradecimientos que él hace a la música, los hago yo míos también, y nunca antes los había visto expresados con tanta precisión

Debería ahora hablar, supongo, de las canciones, pero ya he advertido que me sentía más limitado que nunca por las palabras, así que la única recomendación que puedo hacer es que lo escuchen de principio a fin, y espero de verdad que se deleiten tanto en él como yo lo he hecho. Al final, hasta da un poco de rabia que haya un tema tan perfecto (¿el mejor de Prefab Sprout) como “Music Is A Princess” sobre el que volver a poner el foco, porque todos los demás le van por muy poco a la zaga.

Algunos lo llamarán cursilería, yo lo llamo… belleza. No me canso de repetirlo: gracias a la Música; gracias, Paddy.

(Pueden escucharlo en Spotify).

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

4 comentarios para “Prefab Sprout: Let’s Change The World With Music”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Pues nada, me lo bajo y listos.

    Escrito por worley | diciembre 2, 2009, 05:51
  2. Acabo de leer la entrevista que le hace Juan Manuel Freire en el Rockdelux de diciembre. Muy recomendable.

    Escrito por eurocero | diciembre 2, 2009, 14:20
  3. hay mucho más que “music is a princess” en este disco, las 4 primeras canciones la superan y son PERFECTAS, preciosas, adictivas.

    Escrito por just | diciembre 2, 2009, 17:20
  4. Claro que hay mucho más que “Music Is A Princess”, y eso trato de decir, pero es cierto que durante los primeros días que escuché el disco esa se convirtió en una obsesión.

    Y además su letra es un poco el resumen de toda la alabanza a la música que se hace en el disco.

    Escrito por eurocero | diciembre 2, 2009, 17:24

Escribir un comentario