// estás leyendo...

Cine

(500) Days of Summer

500 days of Summer

Definir ‘(500) Days of Summer’ como una comedia romántica es un error. Vamos a dejar las cosas claras desde un principio porque, aunque no tenemos ningún problema con el género, la película de Marc Webb es más bien una ‘comedia arromántica’ o un film sobre una historia de amor que acaba con una patada en la boca de todas las comedias románticas anteriores. En cristiano: ¿a alguien se le ocurriría decir que ‘Dos en la Carretera’ es una comedia romántica? No, ¿verdad? ‘(500) Days of Summer’, de todas formas, en todos los elementos de comedia romántica que tiene, se eleva a cotas estratosféricas por encima de la media con lo que sólo por eso merece la pena pero lo interesante del film, y lo que lo convierte en película de culto desde el primer momento, es que el guión de Scott Neustadter y Michael H. Weber roza la perfección. Los juegos de palabras, que suponemos se perderán en la traducción, son espectaculares; la estructura a la Frederic Raphael – mencionar ‘Dos en la Carretera’ no ha sido una boutade – ayuda a mantener el interés de principio a fin; los chistes son realmente ingeniosos y algunas de las situaciones son sencillamente entrañables. La escena del ascensor, cuando Summer le dice que ella también es fan de los Smiths, es una muestra de que la película funciona por la combinación de miles de elementos a la vez y que si faltase uno ya no sería lo mismo: el plano único, la cara de flipado de él, cómo ella canta la canción y cómo sale del ascensor en plan ‘ahí queda eso’ son pequeños detalles que están presentes en prácticamente la totalidad del metraje y hacen que (500) Days of Summer sea una película de esas de las que puedes comentar 30 escenas seguidas cuando estás tomándote unas copas con los amigos: el karaoke, la película porno y la escena de la ducha, el ‘no, yo soy Sid y tú eres Nancy’… entonces alguien mencionará el final, la escena del banco y la frase lapidaria de ella. Ése será el momento de empezar a hablar de otra película. Lo dicho, una patada en la boca a todas las comedias románticas y, por qué no decirlo, a muchos de nosotros que hemos tenido que oír eso de ‘es que contigo no lo tenía tan claro’.

Y por si todo esto fuera poco, la banda sonora, que lleva sonando en mi spotify dos días seguidos, es una recopilación de canciones espectaculares de Doves, The Temper Trap, Regina Spektor, The Smiths, She & Him que se marcan una versión preciosa del ‘Please, let me get what I want’ (otro punto para Zooey) y Meaghan Smith que reinterpreta ‘Heres comes your man’ de una forma que no sabes si es una vergüenza ajena o lo más genial que has escuchado en tu vida. De bola extra también se puede disfrutar con las canciones que cantan los protagonistas en el karaoke.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

1 comentario para “(500) Days of Summer”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. [...] streaming y la cosa no pinta mal. De todas formas, qué importa lo bueno o malo que sea el disco? A Summer se lo perdonamos todo. Comparte este artículo: Tags: She & Him, She&Him, Zooey [...]

    Escrito por She & Him: Volume II | discotraxx | marzo 16, 2010, 08:32

Escribir un comentario