// estás leyendo...

Cine

Mapa de los sonidos de Tokio: los clichés de Isabel Coixet

Mapa_De_Los_Sonidos_De_Tokio_1“One Dove

To bring me some peace

In starlight you care from the other side

To offer me mercy”

Antony Hegarty concluye con estas palabras la última película de Isabel Coixet, Mapa de los sonidos de Tokio. La canción “One Dove” junto al dramático final de esta historia de amor al borde del abismo es una muestra del talento de la directora catalana. Un golpe certero y efectivo que ilustra como la Coixet sabe sacar partido de sus eternos tópicos y clichés.

Tópicos y clichés: Murakami, Wong Kar Wai, Sofía Coppola, Melville, Antony and The Johnsons. Todos ellos están juntos y revueltos en la historia. Unos referentes externos (un tanto pedantes e impostados) que acaban formando parte, fagocitados, del microcosmos especial de la realizadora. Y además encuentran, en este caso,  en el exotismo (un tanto superficial) de Tokio un escenario perfecto para reafirmase. Una película que es, indudablemente 100% Coixet.

 Pero los auténticos highlights de la película están en la parte estética, sonora y actoral del film. En primer lugar es de sobra conocida el preciosismo de la películas de la cineasta. Aquí nos entrega imágenes, planos y encuadres exquisitos, aunque también pretenciosos. La música está fantásticamente utilizada (por ejemplo la primera escena, que gracias ese ruido que se repite constantemente consigue que sea un tramo partícularmente desagradable) y el sonido, premiado en Cannes, es fabuloso. Pero sobre todo destacaca una Rinko Kikuchi con una interpretación inspiradísima. Ella consigue que su personaje nos fascine.

Es en el guión dónde la película flojea. Un texto irregular, con claroscuros. La historia principal tiene un interesante planteamiento (una historia de amor entre una sicaria y el hombre al que le mandan ejecutar), pero termina resultando artificiosa e inverosímil.  Su estructura de rompecabezas acaba pasando factura y no entendemos muy bien las motivaciones de algunos personajes o, simplemente, el papel que juegan algunos en la trama. Uno tiene la  sensación de que el planteamiento podría haber dado para más. Pero Coixet consigue muy buenas secuencias, a pesar de todo.  Dignas de mención son las escenas sexuales, elegantemente rodadas;  o ese insólito final que ya había apuntado antes.

Mapa de los sonidos de Tokio es una digna película, a pesar de ser un tanto irregular. La película se ve con agrado, Coixet cumple a casi a la perfección su papel como realizadora, la narración fluye, aunque con un ritmo pausado que impacientará a algunos (que no es mi caso, ya que la proyección se me pasó volando). Y consigue, eso sí, algunos momentos de emoción, que, desgraciadamente, no llegan a la hondura de sus anteriores Mi vida sin mí o La vida secreta de las palabras.

PUNTUACIÓN: 6

 

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

2 comentarios para “Mapa de los sonidos de Tokio: los clichés de Isabel Coixet”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Pues la verdad, tengo que decir que fui al cine con mis dudas, y salí encantado. Creo que es necesario intentar no comparar esta peli con Mi vida sin mi o Cosas que nunca te dije, porque Mapa de los sonidos de Tokio habla de otras guerras y otros momentos. He de decir que a mi parecer, es una obra madurísima.

    Aun así, me gusta tu crítica :D

    Escrito por Rum Rogers | septiembre 17, 2009, 01:06
  2. Thanks for some other great article. Where else could anyone get that kind of info in such an ideal way of writing?
    I have a presentation subsequent week, and I’m on the look for such info.

    Escrito por www.igualdadeehumanidade.com.br | junio 14, 2014, 07:37

Escribir un comentario