// estás leyendo...

Prensa

¡Larga vida al fanzine!

Se podría pensar que los fanzines, esas pequeñas revistas fotocopiadas autopublicadas y distribuídas por menos de lo que cuesta producirlas, habrían desaparecido o, en el mejor de los casos, habrían sido fagocitados por internet. Nada más lejos de la realidad. Aunque lejos del apogeo que tuvieron en los 80 y 90 -cuando había mil fancines de cada escena inimaginable, John Marr describía en su Muder Can Be Fun cada muerte que se había dado en Disneylandia o en un zoo o a Dishwasher Pete le invitaban al show de David Letterman- y del que tienen ahora mismo los blogs, la escena fanzinera resiste.

remendaresantisocial1¿Por qué hacerlo, entonces, con lo fácil que resulta la publicación online? Por una suerte de ideal entre romántico y ludita. Por reivindicar la libertad total en cada uno de los aspectos de maquetación y contenido, porque el resultado final es un objeto físico que se conserva, se toca y se huele, porque los blogs al fin y al cabo están sometidos a plantillas, a una conexión a internet y a un alojamiento que pertenecen a una multinacional. Y porque lo analógico es mejor.

Así que lo que era un movimiento underground y un tanto elitista lo sigue siendo, pero con internet está al alcance de cualquier ratón inquieto que esté dispuesto a buscar. Algunas pistas: hay distribuidoras como Jerseys para los monos con un catálogo de una calidad excepcional que incluye publicaciones como el Remendar es Antisocial de la foto o Dead City Radio; fanzines como Pez donde consultar online reseñas y las últimas novedades de la escena; o la web Fondo Perdido, que, aunque ya no se actualiza, mantiene sus archivos. En Astillero.org hay un mapa con las fanzinotecas de España y de vez en cuando hay ferias como las que se celebraron en junio en Vallecas y Carabanchel Alto, esos barrios tan indies.

Una última recomendación: La Escuela Moderna, de Uri y Kiko Amat, completamente gratuíta (también se puede descargar en .pdf) escrita con la pasión del coleccionista de discos, con el detalle del que tiene los dedos sucios de rebuscar entre vinilos en almacenes remotos, sobre cualquier tema pasando por la cultura de bar, Jack el destripador, situacionismo, Kurt Vonnegut o qué calcetines debe llevar cualquier gentleman que se precie. Y si ningún fanzine les convence, ya saben, sólo se necesita un poco de tiempo y una fotocopiadora para hacerlo uno mismo.

Comparte este artículo:

Comentarios

4 comentarios para “¡Larga vida al fanzine!”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Me ha encantado tu artículo y estoy totalmente de acuerdo en el punto romántico de los fanzines. Un saludo

    Escrito por Gaspashá Gorvovskaya | julio 2, 2009, 13:06
  2. Aquí otro nostálgico, aún guardo por ahí los Vendetta, Miau, Mecánica Popular, Alan Smithee, Yoyo, Tremolina, etc. etc.

    Escrito por DamagedGoods | julio 4, 2009, 11:21
  3. molas!

    Escrito por david | julio 4, 2009, 15:06
  4. ¡Pues claro que sí!
    Aquí os dejo un enlace con nuestro fanzine, que además de en formato digital, también lo distribuimos por toda españa… ¡ESPERO QUE OS GUSTE!

    Escrito por Laura | febrero 8, 2011, 19:14

Escribir un comentario