// estás leyendo...

Discos

Souvenir: Drums, Sex and Dance

portada-dsdHoy voy a hablar de uno de mis grupos nacionales favoritos: Souvenir. Desde que descubrí su anterior y estupendo álbum 64 me tienen cautivado. Fue precisamente en este álbum cuando el grupo dieron un cambio radical en el sonido (un poco como Dover). Souvenir pasaron de crear bonitas emocionantes canciones de chanson francesa a componer un adictivo y perfecto electropop.

Esta tendencia se consolida con Drums, Sex and Dance, su segundo trabajo en clave electrónica. La mixtura de sonidos sigue siendo la misma que en su predecesor: pop, electrónica, italo, ritmos surf, chanson y rock. Patricia cumple a la perfección en la parte vocal y se consagra como una de las voces más sexys y sensuales de nuestro país (cosa de agradecer en este momentro en que todas las cantantes indies de España quieren ser unas mojigatas). Jaime se encarga de los teclados y los sintetizadores acompañándola perfectamente. La única novedad en cuanto al sonido es que las guitarras eléctricas alcanzan mayor importancia y suenan más contundentes.

Estamos ante un disco, por tanto, tremendamente continuista. Y este es precisamente el mayor acierto y el mayor defecto del álbum. Defecto por falta de riesgo y aire de déja-vu. Acierto por que nos proporciona lo que muchos de los fans de 64 queríamos: más canciones divertidas y bailables para disfrutar. En resumen, unas canciones que agradarán a todos ellos que se quedaron con ganas de más y que no convencerán a todos aquellos que no quedaron satisfechos con el giro al electropop de los pamploneses.

Vayamos a lo que verdaderamente importa: las canciones. Yo destacaría, sobre todo, “Drums, Sex and Dance” y “Monkey See, Monkey Do”, dos píldorazos de pop directo y sin concesiones, algo así como los Ting Tings pero en guay (porque, vamos a ver, las canciones de los Ting Tings son como la macarena indie, escucharlas solo en tu casa es un peñazo, pero con gente, y con dos gin tonics de más, son lo mejor). Brutal es también “Ta Machine”, con una melodía perfectamente llevada a través de un mini estribillo que se repite durante toda la canción; o “De Sang Froid”, que les emparenta directamente con Vive La Fête.

También componen por primera vez una canción íntegramente en inglés: “The Sun Goes Out”: 7 minutos que no se hacen nada pesados, con una melodía muy buena y las notas de un piano, que se asoman por la parte final del tema, tremendas.

Puede que no sea tan redondo como 64, pero cumple las espectativas que teníamos de ellos.

PUNTUACIÓN: 7,2

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

No hay comentarios para “Souvenir: Drums, Sex and Dance”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

Escribir un comentario