// estás leyendo...

Discos

Fitness Forever: Personal Train

post

De entrada, no pinta nada bien que una discográfica publicite a un grupo diciéndonos cuáles son sus referencias. Éstas deben ser privadas y si acaso, que sea el oyente el que las descubra. Pero hablar de La Casa Azul, Burt Bacharach, Belle & Sebastian, Rita Pavone, Morricone o Mina como influencias a la hora de sacar tu disco, es cuanto menos que arriesgado. Más que nada porque esperas una cosa que aglutine todo eso y lo que te encuentras es un disco que ni por asomo refleja a todas esas fuentes de las que se supone que bebe.

Dejando a un lado eso, que no es más una estrategia publicitaria de Elefant Records y en la que quizás el grupo no tenga nada que ver, si hay alguien que se te viene a la cabeza al oir el disco de estos italianos por primera vez es La Casa Azul (sobre todo en el tema con el que se dieron a conocer, Mondo Fitness). O por lo menos es lo que a mi se me viene escuchando canciones como “L’Anarchica Pugliese” o “Se come te”. Aunque claro, nada raro porque si preguntas a Guille Milkyway te dirá que bebe casi de las mismas fuentes. El caso es que todo el disco fluctúa entre las canciones que se dejan oir muy fácilmente (a veces bordeando la línea de música para eventos tipo Ferrero Rocher) y melodías pegadizas y bienintencionadas. Bien es cierto que estos 30 minutos de canción ligera no hacen daño a nadie, pero también es verdad que podían haber arriesgado un poquito más y lanzarse, ya que estábamos, a por el estribillo pegadizo. Porque si, está muy bien que cualquiera de las melodías del disco pudieran formar parte de una película de Jacques Tati, concretamente de ésta (y si no has oído el tema principal de la banda sonora de Mi tío, estás tardando: no me quité la melodía de la cabeza durante semanas), pero tampoco estaría mal que acompañaras a la melodía con algo más que recordar.

Como primer disco no está mal: deja un poso que que hace que quieras oirlo una ve más y tampoco se explicar porqué. Es el típico disco que puedes ponerte para trabajar sin que moleste demasiado, y yo aun no he logrado discernir si eso es una virtud o un defecto. En todo caso es un grupo al que habrá que echar un ojoy seguir de cerca (aunque el video… ejem)

 

Y para mijitas: la edición en cd del disco es en digipack (como casi todo lo que saca Elefant) de plástico blanco, con libreto sencillo pero completo: letras, su par de fotos (realizadas Di’ Panna), autores, productores y la bandera italiana por todas partes.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

5 comentarios para “Fitness Forever: Personal Train”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. qué insulsos me han parecido!

    Escrito por almejita | abril 14, 2009, 15:58
  2. Para las personas que vean un vomito y sientan ganas de vomitar este es un disco perfecto para cuando no puedan y quieran cagar. (lo puedo decir mas fino pero no mas alto). Asi que como no mejoren un poco sus canciones ni voy a un concierto gratuito.
    kuro ha hablado

    Escrito por kurono | abril 16, 2009, 18:04
  3. Hexadigame?, no voy a entrar a tus provocaciones.

    Escrito por JGT | abril 18, 2009, 00:07
  4. Me parece muy triste la grandísima ignorancia que rodea a la gente que escribe por internet, sobre todo, porque hablan con una falsa propiedad como si fueran aqui Dios en persona hablando de música.

    FITNESS FOREVER es un grupazo, desde el segundo 1 hasta el final, solo recibes unas melodías preciosas y unas cuerdas, UNAS CUERDAS que dejan sin respiración a cualquiera, esto también pasaba con La Caza Azul, Guille es uno de los mejores genios que ha dado este pais con la música en los últimos años, y ha sido una de las personas más criticadas…

    Sigamos alabando a San Radioformula, mientras la gente que tiene otra cosa que decir no solo no se les reconozca, si no que encima se les critique.

    QUE TRISTE

    Escrito por carlos | noviembre 2, 2009, 23:31
  5. “La gente que escribe en internet” siempre son los demás.

    Escrito por eurocero | noviembre 3, 2009, 17:52

Escribir un comentario