// estás leyendo...

Discos

Fabio & Glitter Klinik: Bye Bye Supersonic

Fabio McNamara no es un tipo convencional: eso lo sabemos todos, incluso los que no han seguido su carrera más allá del Gran Ganga (quizás su tema más famoso interpretado junto a Almodóvar). Por eso si directamente te repugna lo que hace o no entiendes cómo algunos podemos esperar con ilusión sus nuevos lanzamientos, deja de leer: no creo que pueda decirte nada para recomendarte sus discos ni este disco es el más adecuado para empezar.

Llevo años esperando un montón de canciones tan buenas como las 10 que tenía el mítico Rockstation (y cuando digo buenas, digo BUENAS, no buenas para reírse ni para los momentos de cachondeo). De ese disco recuerdo como lo primero que conocí del mismo fue Mi correo electrónic… oh! para después conseguir el resto a través del Soulseek (cuando conseguir canciones”raras” no era tan sencillo como ahora). Desde ese momento mi obsesión fue buscar el disco físico por todas partes, incluso planteando pagar verdaderas locuras por él a traves de ebay (al final me llegó de manera casi inesperada).  La noticia de la grabación de otro disco con el mismo elenco (Fabio a la voz y Glitter Klinik -Miguélez y Juan Tormento- en la producción) hizo que la maquinaria de la expectación se pusiera en marcha. Y aunque la información era bastante rácana al principio, cuando a finales de enero conocimos el single de presentación, respiré aliviado: íbamos por buen camino. Por eso, ahora que tenemos el disco en la mano, no podemos sino lamentarnos por la oportunidad desaprovechada.

Las canciones de un disco de estos dos tienen que tener, bajo mi punto de vista, tres cosas: melodía (bueno, es una obviedad que debe de cumplir cualquier canción, aunque no siempre sea así), un estribillo pegadizo y tres o cuatro juegos de palabras de Fabio. Reconozco que me son especialmente graciosos y hacen que los espere en cada uno de los temas. De estas tres cosas en este disco faltan… las tres. Excepto en contadas excepciones, los estribillos no incitan a ser recordados, las melodías hay con buscarlas con pico y pala y las frases graciosas brillan por su ausencia o son directamente sin gracia alguna. 

Una vez escuchado el disco lo suficiente (últimamente no haga más que esfuerzos porque los discos que oigo me gusten), he aquí un canción por canción de Bye Bye Supersonic. 

Nostromo: abrir un disco con esto cuando tu referente es el Freak Show de Rockstation es un error gordísimo. Vale, no está bien empezar comparando, pero es que esto no hay por donde cogerlo, ni siquiera llega al mínimo exigido para una canción. Sólo decir que por momentos me ha recordado a la versión de Space Oddity que hicieron los Hermanos Calatrava en los 80. 

Lo que tú digas cariño: comienza bien, aunque la música es un poco ratonera. El problema principal es que sobre esa música, Fabio empieza a hablar y hablar sin preocuparse en ningún momento de rimas consonantes/asonantes. Para más inri, todas sus gracias no tienen gracia alguna y te hacen recordar las gilipolleces de aquel amigo con pluma al que nunca has soportado. Aunque también ayuda que no haya estribillo ni melodía…

La primavera: a pesar de pecar también de verborrea sin sentido (que no hace más que servir de relleno), tiene un buen estribillo que hace que se salve habiendo escuchado lo que hemos escuchado hasta este momento. La letra podría haber dado mucho más de si en boca de Fabio si tan sólo se hubiera esforzado un poquito. 

Sarcófagos del amor: a estas alturas, canciones como esta hacen que pierdas toda esperanza de que esto remonte el vuelo. La peor canción del disco con diferencia. Para más inri, esa manía de Miguélez de ensuciar el sonido y hacerlo más alemán (sic) hace que ni siquiera sea agradable al oído. Aunque claro, a eso ayuda Fabio haciendo falsete. Inenarrable. 

Celebritis: el single es lo mejor del disco con diferencia. Podría haber sido un tema de Rockstation perfectamente. Aunque la canción es bastante repetitiva y no contiene más que dos o tres frases, el estribillo se pega bastante, con esos juegos de palabras de los que antes hablaba que aquí funiconan perfectamente. 

El gran caracán: musicalmente un poco mejor que las anteriores, puede llegar a tener su punto. Eso claro si eres capaz de asumir cosas como “El gran caracán de la conchinchina busca una flauta para hacer tachún tachán con la muy divina de quimera caracán” o “Era era una mera quimera” (una de las peores rimas que he visto en mi vida, a la altura de “Hay que ver hay que ver… esto parece White Chapel” de los Alma-X). Lo que decía antes: otras veces la verborrea de Fabio funciona y en este disco lo hace muy pocas veces.

Paris la nuit: Fabio siempre tiene especial fijación con Paris, y en este caso se marca una canción que comienza como Suck it to me y que otra vez destrozan la falta de ganas de hacer una canción medianamente tarareable. Un rollo de tomo y lomo que no destaca por absolutamente nada (un croissant harto de vivir en una croissantería “clochard” (=vagabundo), que está harto de vivir en algo así como la “clochanterie” es el tema de la canción)

Miss Universo: Miguélez y sus soniditos lo ponen muy pero que muy difícil. Visto lo visto, uno ya se conforma con muy poca cosa, y al final el mínimo estribilo (Fascination fascination) hace que incluso te quede un buen recuerdo. 

España es different: Junto al single, lo mejor sin duda del disco. Y lo digo a sabiendas de que me pueden gorrear por decir esto. La música de piano de cabra, las castañuelas de fondo, Fabio diciendo palabras tópicas que definen a España en spanglish y ese tremendo estribillo hacen que la ponga una y otra vez. Y contiene uno de esos juegos de palabras de Fabio de los que hablaba al principio.

Código idólatra: Voz robotizada de Fabio, así que mal de nuevo. Las estrofas me recuerdan a otra canción que no consigo localizar. La letra se pone seria (rollo clonación, culto a la personalidad…), que es lo que menos necesitamos en un disco como éste. La producción, horrible de nuevo.

Trastorno interministerial: Comienza bien (musicalmente muy bien) y aunque la letra nos hace presagiar lo peor, el estribillo levanta bastante. Podría haber sido el nuevo “Gritando amor” pero al final se pierde otra vez cuando Fabio empieza a soltar parrafadas (es lo que tiene haber sido abducido por Pitita)

Chica de la calle 32: Un medio tiempo que no está nada mal, con la salvedad de que no existe más alá del estribillo (cosa que a estas alturas ya ha pasado demasiadas veces). Quizás un poco de velocidad no le hubiera venido nada mal a una canción que podría haber sido el relevo de la genial Ultraceñidas.

Transfusiones: Similar a la anterior en cuanto a la base guitarra, es una forma muy fea de acabar un disco (y como empezamos comparando, acabamos haciendo lo mismo: allí cerraba Ave Fánix, donde va a parar) y que te hace ir directamente a quitar la reproducción continua para no empezar a oir el disco de nuevo.

Después de ésto vienen siete maquetas más grabadas en 1999: algunas son segundas partes de las canciones del disco y otras son nuevas e indignas de ser comentadas (Bellezas de Barbate por ejemplo). Para más inri la edición no puede ser más CUTRE, en digipack y sin libreto alguno: pare ser carta de presentación de un nuevo sello, ya os vale.

El disco casi al completo se puede escuchar en su myspace. Una auténtica oportunidad perdida que debería hacer recapacitar a estos dos sobre el concepto “nivel mínimo de calidad” exigido a un lanzamiento, lastrado por una producción cutre y repetitiva a más no poder y donde se nota cierta dejadez y rapidez por sacar algo al mercado.

Cómo me jode no tener razón.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

9 comentarios para “Fabio & Glitter Klinik: Bye Bye Supersonic”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. gracias por el consejo en el primer parrafo que horror de musica XD

    Escrito por kurono | marzo 16, 2009, 16:42
  2. yo he descubierto este fin de semana “celebritis” y es graciosa, pero el resto me da pereza…

    Escrito por gasord | marzo 16, 2009, 22:02
  3. Ay, dios. “Spain es Diferent” parece un cover, pero mal hecho, de “Coméntele a ella” de los Chico y Chica.

    Sin duda, es la mejor del disco, asi que con eso te lo digo todo.

    Escrito por fissionboy | marzo 17, 2009, 01:29
  4. Hombre, yo asociarla a Coméntele a ella tampoco, pero que es lo mejor del disco, definitivamente si.

    Escrito por hexadigame? | marzo 17, 2009, 09:15
  5. es lo que oigo yo por ahí.
    disco traxx traxx traxx
    a lo britni spirs.

    a mí me parece un discazoooooooo.

    Escrito por mejor que el Rockstation... | marzo 21, 2009, 08:03
  6. [...] que se recuperará como casi siempre o directamente es una película que no he entendido. Y otra decepción a sumar a un año que está siendo nefasto. Tags: Alberto Iglesias, Blanca Portillo, Chicas y [...]

    Escrito por Los abrazos rotos | discotraxx | marzo 25, 2009, 09:37
  7. que feos son sonlo peor del mundo nadie lños medeca son unos gays y estoy hablando de todod y todas las traabajadoras si seños y haora como les quedo el ojo todos me caen chinches como un grano en el tracero !jajajajajajajajajajajaja39@@♠4♦6♦6♦6♦64♠4♠♦6♦6464♠44♠6

    Escrito por reiner | abril 14, 2009, 23:37
  8. Perdón por ser puntillosa, pero si el oído no me falla, lo que dice en “Paris La Nuit” es “clochard” (=vagabundo), no “croissant”, que está harto de vivir en algo así como la “clochanterie” (obviamente un juego de palabras). Gracias por la crítica y por la sonrisilla que me has hecho asomar :)

    Escrito por Siobhan | noviembre 14, 2009, 15:43
  9. Este disco pasará a ser tb de CULTO.Fabio (Fanny), ha mejorado la voz y el modo de proyectarla; las letras son su estilo( he´s a star). Miguelez y Tormento con su aportación de vivir por el mundo nos traen internacionalización de la que pueden repartir.

    Escrito por jon love | junio 5, 2010, 22:43

Escribir un comentario