// estás leyendo...

Videodrome

Videodrome 20/02/09

Dado que este domingo es la ceremonia de los Oscar, y que ya hemos hablado por separado de las que en principio se perfilan como las dos favoritas a hacerse con el mayor número de galardones (justamente o, según algunos de nosotros, no), Slumdog Millionaire y El curioso caso de Benjamin Button, vamos a repasar también las otras tres candidatas al premio a la mejor película del año. La impresión general es que no dejaría de ser una sorpresa que alguna de ellas se hiciera con el teórico primer premio, pero también que cualquiera de ellas sería una digna ganadora.

Milk (Mi nombre es Harvey Milk). Vaya por delante que Gus van Sant es, sin duda, uno de mis directores favoritos, y especialmente por esas dos obras maestras que son Elephant y Last Days, películas que, además, tienen la dudosa virtud de hacer que, si afirmas abiertamente que te encantan, algunos te tachen automáticamente de gafapasta, cultureta o, directamente, mentiroso (sigo sin comprender muy bien que alguien pueda pensar que digas que algo te gusta sin ser así para dártelas de algo, sea lo que sea). Esta historia que narra la vida del activista gay Harvey Milk nos devuelve a un Van Sant cercano a un tipo de cine más convencional, aunque no tanto como el de El indomable Will Hunting. Y la vuelta a las reglas establecidas la salda con un notable. En mi caso, además, me hizo interesarme sobre la hasta entonces, desconocida para mí, figura de Milk, y buscar más información acerca de él. Luego está Sean Penn, un actor como la copa de un pino, que, disculpen el tópico, está de Oscar, aunque lo tendrá difícil, ya que casi todas las quinielas dan como vencedor a Mickey Rourke en esa categoría. Igual que algunos piensan que, cualquiera que sea su papel, Jack Nicholson siempre hace de Jack Nicholson, o Robert de Niro de Robert de Niro, pocos habrá que tengan algo que objetar a la tesis de que Penn es capaz de adquirir de un modo asombroso la personalidad del personaje al que interpreta. Me gustaron también mucho James Franco y Emile Hirsch, y me provocó bastantes más dudas Diego Luna, aunque también es cierto que el problema es achacable a cómo está dibujado su personaje: da la impresión de que, a pesar de lo impactantes de algunas de sus escenas y de lo afectado de su interpretación, podría haber tenido un mayor peso en la historia, en lugar de estar tan difuminado. La película emociona, y, sí, hay momentos que podrían considerarse tramposos o de lágrima fácil (esas velas…), pero Van Sant sabe mantener el equilibrio y superar bien el riesgo que suelen tener los biopics de caer en el desprestigiado melodrama de telefilme. eurocero

The reader (El lector). Esta era una de las que más pereza me daba ver, principalmente porque no tenía muchas referencias de ella (no conozco la novela) más allá de que era otra de nazis, un subgénero muy abundante no solo este año sino también en los últimos tiempos. Sin embargo, el hecho de que la dirigiera Stephen Daldry, probablemente el director que más me ha hecho llorar en un cine (con Billy Elliot), y las buenas críticas (Globo de Oro incluido) recibidas por la interpretación de Kate Winslet fueron suficientes para convencerme. El nazismo es, en efecto, uno de los elementos sobre los que gira la historia, pero no puede decirse que sea el tema central de la película, que entremezcla los placeres del sexo y la lectura con el peso del sentimiento de la vergüenza, determinante en el desarrollo de la acción. El lector engancha desde el primer minuto, y tiene tres partes diferenciadas: una primera de coming-of-age, una segunda que gira en torno a un juicio, y, finalmente, un epílogo que cierra la trama, siendo esta última, curiosamente, la que ralentiza un poco el entretenido ritmo marcado hasta entonces. Kate Winslet tiene grandes escenas de lucimiento, tanto interpretativo como físico, lo mismo que el adolescente David Kross, con muchas escenas sorprendentemente subidas de tono para lo que suele ser el estándar de Hollywood. Menos ocasión de lucimiento tiene Ralph Fiennes, más espectador que parte activa. No es, en fin, una película a la que vea ganando el Oscar (sí a Kate Winslet, si Meryl Streep se lo permite) o que se vaya a convertir en un clásico, pero abstrae y emociona durante un par de horas, y de eso se trata la mayor parte de las veces, ¿no? eurocero

Frost/Nixon (El desafío: Frost contra Nixon). La trayectoria de Ron Howard puede calificarse como irregular si se es generoso o mediocre con destellos siendo más estrictos. Después de aburrirnos con El Código da Vinci, se ha atrevido con esta adaptación de una obra teatral basada en hechos reales sobre el ocaso definitivo del presidente Nixon tras el Watergate. Toda la película gira en torno a la entrevista que un presentador británico de programas de entretenimiento, David Frost (sólidamente interpretado por Michael Sheen), logra realizar a un acabado, pero con afán de redención, Richard Nixon (Frank Langella). Pese al miedo que podría dar estar centrada en una entrevista, y el carácter altamente documental (incluyendo declaraciones intercaladas de los personajes) el film acaba funcionando no sólo como testimonio histórico ciertamente interesante, sino también como drama y confrontación interpretativa. Y es que a pesar de narrar hechos conocidos y anticipados, logra mantener el ritmo y la tensión hasta el último momento, en parte gracias a la mimetización que hace Frank Langella con el presidente y que le ha valido una merecida nominación al Oscar a mejor actor; basta con revisar las entrevistas reales a Nixon para entender los motivos. duka

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

2 comentarios para “Videodrome 20/02/09”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Si a todo el mundo le diera el mismo asco Mickey Rourke como a mí…

    Escrito por hexadigame? | febrero 20, 2009, 11:20
  2. La única que he visto de estras tres es Milk y aunque no sea una película redonda, me entretuvo y me alegro de que esté entre las nominadas. Me sorprendió Sean Penn, ya que antes de verla pensaba que no iba a convencerme nada haciendo de gay, pero me resultó entrañable y más contenido de lo habitual. Molaría que se llevara un oscar por esta peli, yo tengo esperanzas. Lo que no entiendo muy bien es la nominación de Joss Broslin, vale, no está mal en la peli pero no es carne de oscar no? Por cierto te recomiendo el documental The Times of Harvey Milk, que salió hace un tiempecillo en la 2 y me parece, y que ganó en su momento el oscar tb.
    Ah, por lo visto Bardem no estará en la gala, así que si Penélope Cruz gana no recibirá la estatuilla de sus manos, sino del que ganó mejor actor secundario hace dos años, creo que Alan Arkin.
    Saludos

    Escrito por perfect | febrero 21, 2009, 13:53

Escribir un comentario