// estás leyendo...

Cine

JCVD: En toda la boca

jcvd_post

Hollywood hace tiempo que le perdió el respeto al chuletas Jean Claude, pero hubo un tiempo en que el trono de rey de películas de mamporros se lo estuvieron disputando el gobernador de California, el hombre con coleta y el actor belga. Pero algo pasó (los años seguramente) y los aspirantes a dicho trono empezaron a aparecer hasta de debajo de las piedras: Vin Diesel, Dwayne Johnson y un renacido Stallone hicieron que al pobre Van Damme lo más que le ofrecieran eran películas que o bien eran continuación de alguno de sus viejos éxitos, o bien servían de presentación del director taiwanés de turno en el panorama occidental. En los últimos años sus películas han pasado con bastante pena por las carteleras, y ha sido incapaz de repetir éxitos de videoclub como Soldado Universal o Time Cop (que a mi me gustó…).

No nos engañemos: el hombre es lo que es y no parece que haya sido demasiado inteligente a la hora de elegir sus proyectos. Aunque claro, con esa expresividad tampoco es que pudiera elegir mucho. Si yo tuviera un culo como el suyo y supiera hacer esto con la pierna tampoco haría otra cosa en la vida. Total, que ante este panorama, no te queda otra que hacer lo que tienes que hacer si eres una estrella: divorciarte, pelearte por la custodia de tus hijos, engancharte a la coca, engordar y adelgazar, vender polémica y al final, arrepentirte. Unas lo hacen en forma de disco como Britney y otros se marcan una película inclasificable en la que poder despacharte agusto contra todo y contra todos.

No recuerdo muchas películas en las que se monte una ficción alrededor de un actor que se interpreta a sí mismo (más allá de cameos): así, a la memoria, sólo se me viene “Cómo ser John Malkovich”. JCVD monta una historia de acción alrededor de la persona de Jean Claude Van Damme. No del actor, sino de él mismo. No caeremos en el error de creernos a pies juntillas que lo que Jean Claude dice en pantalla es lo que piensa en la vida real, porque no es así. Simplemente que esa premisa de la que parte la película es una baza increíble con la que juegan el director y el protagonista, y podemos asegurar que lo aprovechan muy pero que muy bien. Desde el principio se nos muestra a un Van Damme abatido, hiperbronceado y con muchos años, casi arruinado porque sus proyectos no terminan de salir (los guiones le llegan a él a la vez que a Seagal y al final siempre caen del lado de Steven porque claro, él tiene coleta) y por las bazofias hongkonianas que se ve obligado a rodar.  El estar en el lugar y la hora adecuadas una mañana de invierno en Bruselas hará que, sin esperarlo, su vida cambie para siempre.

Más o menos esto es lo que se puede contar sin destrozar el argumento, pues aunque no es nada del otro mundo sí que nos permite asistir al verdadero espectáculo de JCVD: la dualidad realidad/ficción del personaje protagonista. Tanto Van Damme (productor y actor de la cinta) como Mabrouk El Mechri (director) saben que lo que tienen entre manos no pueden desaprovecharlo y desde el minuto uno nos meten en la cabeza del protagonista, con la salvedad de que este personaje tiene nombre y apellido y lo hemos visto mil veces interpretar personajes en pantalla. Así, asistimos a sus momentos con los fans, a los juicios por la custodia de sus hijos, a la frustración que siente por rodar planos secuencias de acción (tremenda manía la de los directores orientales con esto) a su edad, al cansancio que siente cuando levanta la pierna, a los cabreos de los fans que no respetan su estado de ánimo, a sus opiniones sobre la industria cinematográfica o a su explicación del porqué ser una estrella te lleva inevitablemente a las drogas (en una escena rodada muy valientemente y que funciona a la perfección). Y todo esto en un casi blanco y negro continuo, sin apenas música y con una historia que sabes perfectamente cómo acabará pero que no te deja quitar los ojos de la pantalla.

Un proyecto valiente y un gran hallazago entre todo el cine del año pasado, que por supuesto ha pasado sin pena ni gloria. Así que es el momento de recuperar el tiempo perdido y asisitr casi en directo al ocaso de un héroe de acción, pues no creemos que esto vaya a cambiar mucho el futuro del actor.

Comparte este artículo:

Comentarios

1 comentario para “JCVD: En toda la boca”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Siguiendo tu recomendación -cualquier referencia por mínima que sea a “El Crepúsculo de los Dioses” hace que le dé una oportunidad- he visto JCVD.

    Tengo que reconocer que alguna película de Van Damme sí que he visto, a pesar de considerarle un Schwarzenegger de segunda –del de la coleta no hablo, no soporto al Jim Carrey de las action movies: tanta “expresividad” me puede -. Y al menos hay dos peliculas de VD que me parecen bastante entretenidas e incluso reivindicables,ya que al menos tenían algo de argumento y no eran solo una cabalgata de patadas y peleas sin sentido….porque desde luego lo habitual es que la mayoría de las películas de acción argumentalmente parezcan pelis porno.
    Estas dos peliculas a las que me refiero serían: “TimeCop”,en la que coincido contigo, pero yo añadiría “Muerte Súbita”, ambas de Peter Hyams,que tiene películas bastante buenas como Atmosfera Cero, por ejemplo.

    En relación a JCVD, no es que me haya encantado pero me ha resultado sorprendente al menos. Hay que reconocer que aprovecha bastante lo que es el “personaje” o los prejuicios que todos tenemos en relación al actor belga. Y en algún momento, dudamos si efectivamente está hablando el personaje o la persona: lo que nos lleva a pensar que parece incluso que sabe actuar.

    En cualquier caso, merece la pena verla….aunque cuanto menos se comente sobre ella, mejor, puesto que pierde parte del “punch”.

    Eso sí, no puedo dejar de comentar que, tal y como están rodadas las escenas exteriores, no he podido evitar acordarme del vídeo de “Come into my World” de Kylie Minogue y en cualquier momento esperaba verla aparecer con su ropa recien recogida de la tintorería–pero, es evidente que soy yo…que no creo que sea un homenaje a Gondry ;-D-

    Escrito por wesmaga | enero 27, 2009, 10:30

Escribir un comentario