// estás leyendo...

Arte y Diseño

Arte para todos

No me entiendan mal, no voy a hablar del típico graffiti del prepúber que escribe “er chino” en cualquier pared. Aunque a ojos de la administración pública pueda parecer lo mismo, esto es mucho más. Arte democrático, con mensaje, a la vista de todos, nada de recluirse en museos. Les presento a algunos artistas que está intentando hacerle la vida diaria más llevadera.

Ladder Stick-Up, Brad Downey
Brad Downey

Hace de todo, y casi todo de una legalidad dudosa, teniendo en cuenta lo que suelen durarle sus obras en la calle, de dos semanas a un par de horas. Escoger una sóla imagen ha sido un dolor, en este caso la elegida está hecha simplemente con tijeras sobre una lona de obras en Glasgow un día que pasaba por ahí. Ya no está, claro, porque los constructores no tienen alma y pusieron una lona nueva a los nueve días. Vale la pena pasearse por su galería virtual para recrearse con cabinas telefónicas llenas de globos de colores, torres de naipes hechas con vallas de construcción o señales retorcidas y descontextualizadas, por ejemplo.

There Will Be No Miracles Here, Nathan Coley
Nathan Coley

Al señor Coley no parece gustarle demasiado la religión, ninguna de ellas. Lo digo, más que nada, porque algunas de sus instalaciones públicas incluyen sinagogas, mezquitas e iglesias camufladas (por ejemplo ésta en Santiago de Compostela) o mensajes luminosos como el “No habrá milagros aquí” de la foto (que se puede ver en el monte Stuart de la isla de Bute, donde sea que esté), o “El Cielo es un lugar en el que nunca pasa nada“.

Mark Jenkins, Washington
Mark Jenkins

Este muchacho en lo que más se entretiene es en hacer figuras con celo y dejarlas por ahí: patitos transparentes nadando en los charcos, jirafas comiendo de los árboles, hombres sentados en cualquier esquina… de hecho tiene un proyecto de bebés abandonados (alguno ha dejado en Fuerteventura, pero los hay hasta en Tokio), hechos de este material, que insta a llevarse a casa. También tiene una serie en la que convierte señales de tráfico en flores. Hay que ver la manía que le tiene la gente esta del street art a las señales.

Banksy

No es sólo el más conocido (aunque nadie sabe realmente quién es) artista del post-graffiti (qué palabra), es también el que cambió 500 cds de Paris Hilton por unos con su propia portada en las tiendas (se han llegado a subastar por 750 libras cada uno), el que puso una reproducción de la Mona Lisa con un smiley amarillo en la cara en el Louvre; el que pintó escaleras, ventanas y agujeros en el muro que separa Israel y Palestina… Muchos le acusan de vandalismo, pero el caso es que algún ayuntamiento, en vez de borrar sus pintadas, las ha repasado para que no se estropeen. Aquí su página.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

2 comentarios para “Arte para todos”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. estoy de acuerdo. mua!

    Escrito por david | diciembre 14, 2008, 12:36
  2. Esto es lo que le hace mucha falta a Sao Paulo, ahora que han quitado la publicidad de las calles… diablos, la ciudad debería ser una historia ilustrada. No iríamos a la Plaza Mayor sino a la Elipsis de Medianoche… bueno, no exactamente, pero os haréis una idea. ¡Buena selección, Eva!

    Escrito por Charlie | diciembre 17, 2008, 04:57

Escribir un comentario