// estás leyendo...

Conciertos

La noche de Kim and Jessie

Dos factores inclinaron la balanza hacia asistir al concierto de M83 en el Smoking Room. Primero, la invitación de la tourmanager de M83. Quedaría muy feo no ir. Segundo, la maravilla de disco que es “Saturdays=Youth” y la buena fama de los directos del grupo aunque el pasado concierto del Daydream fue medio chasco por problemas de sonido. Pero aún nos queda fe. Así que nada, línea roja, bajamos en Marina y caminito hacia la sala 3 del Razzmatazz.

Por supuesto las objeciones morales a hacerse socio del Smoking Room no han desaparecido. Maquinemos un poco para encontrar alternativas. La primera opción es darse de alta, ver el concierto y al salir darse de baja. La segunda opción es dar datos falsos de alguna manera, cambiar números de dni, móvil falso, correo falso etc. Esto dependerá del sistema que tengan a la entrada. Improvisaremos.

Nada más llegar vemos en las escaleras del Razz 2 una cola que va muy lenta. La razón es que exigen llevar el dni físico a todo el mundo. Quien no lo lleva, a su casa, aunque se haya registrado y tenga la entrada comprada. Imagino que devolverían el dinero a los pobres desafortunados.

Al llegar arriba, una pantalla enorme con animaciones de Camel nos da la bienvenida. Así que ésta es la marca patrocinadora. Unas azafatas muy macizas de esas que suelen trabajar en las promociones nocturnas dan de alta al personal con una especie de terminales tipo PDA. Está oscuro y las pobres van a toda mecha. Aún así, hay cola.

Percibo un cierto revuelo cuando me ven, a lo mejor piensan que me voy a poner chula…Podrían haberme impedido la entrada, pero esto no ocurre. Un cámara que anda filmando el evento viene y me graba en la cola durante un buen rato. Yo me registro tranquilamente cambiando alguna cosilla de mis datos. Otros son más audaces, por ejemplo, un chico a mi lado a la pregunta “¿Qué nacionalidad eres?” contesta “Rumania”.

El Smoking Room es un club en el cual cuando te invitan, te obligan a hacerte socio. Imaginemos la misma situación en el club de tenis o en el club ecuestre. Ridículo. Los únicos que se salvan son los de prensa, sólo faltaría, pero los acompañantes pringan como los invitados.

Dentro, mucha publicidad de Camel y muchas ganas de que empiece el concierto. Después de todo el lío, nos posicionamos en primera fila, of course.

M83 tienen nombre de galaxia y sus canciones desde luego no están hechas en este planeta. Es un grupo de teclados que también es una banda de rock. Con bateria, esta vez encajonada en una mampara de cristal, con guitarras y bajo, y con esa maraña de sintes y voces pregrabadas y metiditas en esa caja llena de cables que se ha fabricado Anthony González.

Fotos realizadas por Siria

El sonido es tan atronador que parece que no cabe en el Razzmatazz 3, y se necesitan dos canciones para ajustar la sinfonía de instrumentos y poder oír bien la voz de la chica que aporrea un sintetizador Prophet 8 y una workstation Roland.

Qué maravilla oir otra vez mi canción del año “Kim and Jessie”, “Graveyard girl”, “You Appearing”, “Colours” y ”Skin of the night”. Sonaron también temas de anteriores discos anteriores, como “Gone”. Shoegaze con sintetizadores. Las canciones se alargan y todos deseamos que nunca les pongan fin. Cuando al final todo acaba, salimos extasiados y deseando convertirnos en seres de la galaxia M83. Que nos vengan a buscar en un ovni, por favor.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

1 comentario para “La noche de Kim and Jessie”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Yo, por fortuna, lo vi en la Moby Dick de Madrid y no tuve que firmar el manifiesto ese pro-tabaco.
    Fue un cociertazo que pedía a gritos un espacio más grande, pero así pudimos disfrutarles a 1 metro escaso. Espectacular.

    ¿Lo de el batería en la mapara de cristal sería por crar un sonido más especial o una mera cuestión estética?

    Escrito por Xabi | noviembre 13, 2008, 18:04

Escribir un comentario