// estás leyendo...

Televisión

Pekín Express: un país en la mochila

Pekín Express

Anoche comenzó Pekín Express, el nuevo reality de Cuatro para los domingos por la noche. Para quien no lo haya visto, la premisa es más o menos esta: diez parejas de concursantes han de recorrer los 15.000 kilómetros que separan Pskov (Rusia) y la capital china en 13 etapas de 3 días cada una. La última pareja en llegar al final de cada etapa es eliminada. Para realizar el recorrido disponen de un presupuesto de tan solo 1 euro al día, dinero que deben gastar exclusivamente en alimentación, lo cual supone que han de buscarse la vida tanto para desplazarse como para dormir.

Como suele ocurrir en este tipo de programas, los concursantes son de lo más variopinto, y algunas de sus descripciones ciertamente curiosas: “amigos maduros”, “matrimonio que nunca ha viajado”, “profesor de religión y ex-alumno”, “pareja en crisis”, “hermanas gemelas”, “asistenta y jefe”, “amigas gogó”… Estas últimas, con su incombustible energía (que son medio histéricas, vamos) fueron de las que más juego dieron durante el primer programa, y desataron las críticas de otras parejas, que creen que por su físico lo tienen más fácil a la hora de hacer autoestop o ser acogidas en una casa. Otros de los más destacados hasta el momento son la pareja de drags (no se asusten, para el viaje van vestidos normales), que amenizaron con sus canciones y bailes la velada a las viudas rusas que les cedieron una habitación de su casa, los amigos maduros de decidido espíritu aventurero, y Bego y Noel, madre e hijo, convirtiéndose él en el primer concursante que ha llegado a robar para poder comer, algo de lo que después se mostró arrepentido.

El programa es francamente entretenido, con situaciones límite y los lógicos conflictos que se derivan de una aventura así. Y momentos divertidos, claro. Pero a mí me gustó sobre todo por su componente emotivo. No pude evitar derramar alguna que otra lagrimilla viendo cómo familias de la Rusia profunda con muy pocos recursos económicos no dudaban en cobijar en su casa y alimentar a perfectos desconocidos con los que ni siquiera se podían comunicar en el mismo idioma. Que, vale, seguro que nos perdemos mucho de la intrahistoria y no cabe duda de que el hecho de ir acompañado de un cámara de televisión hace que uno sea más confiado y vea menos inconvenientes en hacer algo así, pero, perdonen la cursilería y el tópico, a mí me hizo recuperar un poco la fe en la bondad humana.

Pues nada, que a la espera de que empiece GH10 (que la semana que viene, en su estreno, coincidirá en horario con Pekín Express), creo que ya estoy enganchado a un reality más. Lo presenta Paula Vázquez, por cierto, tan pez en el agua como siempre en este tipo de shows.

Actualización: además, las audiencias han acompañado, y Pekín Express ha conseguido un 11,2% de share en su primera emisión.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

9 comentarios para “Pekín Express: un país en la mochila”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Un spin off ya, para las abuelas viudas (o bollos, no quedó claro)!!

    Escrito por hedonista | septiembre 15, 2008, 20:04
  2. Programazo. Lo de las abuelas viudas/bollo fue de lo mejor que he visto en la televisión en muchos años.

    ¿Y ese momento de uno de los maricas diciendo “me gusta de él que tiene mucho mundo” y a continuación el otro preguntando al ruso “is not pósibol returniar?”

    Escrito por Nui | septiembre 15, 2008, 22:36
  3. yo también lo vi y promete. este año lo realitys van genial: éste, hombres y mujeres y viceversa, el de los anfitriones. una época dorada.

    y respecto a lo de emotividad, lo que no consiga una imagen a cámara lenta con unos violines de fondo…

    ¡y qué me dices del que invitó a las gemelas para abusar de ellas clarísimamente y luego su mujer la loca las echó! no lo he contrastado, pero minuto de oro fijo.

    Escrito por dwalks | septiembre 16, 2008, 10:58
  4. Ya, lo de los violines es una trampa barata, pero yo pico mucho en esas cosas.

    Es verdad, había olvidado lo último que cuentas: “Son mis amigas”, decia él, y ella respondiendo: “¡No quiero en casa es clase de amigas!”.

    Escrito por eurocero | septiembre 16, 2008, 15:43
  5. Con las cámaras detrás acoges a quien sea si además tienes problemas económicos. Todo es mentira, one more time.

    Escrito por Deandevendrá Banhart? | septiembre 17, 2008, 01:09
  6. Mira que sois aguafiestas, ¿eh? xD

    Que sí, que sí, que será toda mentira, pero muchas veces la tele, como el cine, consiste en que te hagan creer que una mentira es verdad. Y yo trago.

    Escrito por eurocero | septiembre 17, 2008, 01:17
  7. Y yo también trago, vaya que sí! Ni siquiera la dosis de verguenza ajena que provoca en mí “Mujeres y hombres y viceversa” ha conseguido que me desenganche. Manda güevos!!

    Escrito por CARMEN LEE | septiembre 19, 2008, 07:13
  8. ¡Y otro spin-off para la chamán fiestiera!

    Escrito por Granger | octubre 27, 2008, 00:50
  9. [...] reality de Cuatro, del que ya hablamos en su estreno, se ha terminado desvelando como la gran sorpresa de la temporada, yendo de menos a más y [...]

    Escrito por Ven a cenar a Pekín: micro y macro realities | discotraxx | diciembre 11, 2008, 07:53

Escribir un comentario