// estás leyendo...

Discos

Nacho Cano: Otras miradas de Nacho Cano

Otras miradas de Nacho Cano

En el programa Hormigas blancas dedicado a Mecano que se emitió recientemente en Telecinco había un tono de claro favoritismo hacia José María Cano, atribuyéndosele prácticamente todo el mérito del éxito del grupo a sus composiciones. A su hermano Nacho se le presentaba, por el contrario, como un joven caprichoso e irresponsable, y sus canciones eran tachadas de ingenuas e intrascendentes. A mí, sin embargo, empezaron a dejar de interesarme Mecano cuando la seriedad de José María comenzó a cobrar más importancia dentro de sus álbumes.

No es Nacho un personaje que, visto desde fuera, me haya caído nunca especialmente simpático, pero eso no quita para que le considere un excelente compositor de melodías pop, con una especial destreza para las segundas voces y coros. Como todo el mundo, ha tenido momentos más y menos inspirados, pero tanto en su etapa con Mecano como en su carrera en solitario hay abundantes ejemplos de su talento: “Perdido en mi habitación”, “El 7 de septiembre”, “Hoy no me puedo levantar”, “Los amantes”, “Vivimos siempre juntos”, “Me colé en una fiesta”, “Busco algo barato”, “Sube, sube” o “La fuerza del destino” se encuentran entre mis favoritas; y no solo las más obvias: algunas menos conocidas como “50 palabras, 60 palabras ó 100″, “Quiero vivir en la ciudad”, “Te busqué” o “No pintamos nada” también son excelentes.

Creo, asimismo, que es patente su influencia en muchos grupos españoles posteriores, alguno de los cuales están entre mis predilectos. Recuerdo a Astrud eligiendo hace años “Vivimos siempre juntos” como una de sus canciones preferidas en un programa de 40TV; Hidrogenesse y Ellos han sampleado temas suyos en “Échame un kiki amor” e “Imposible”, respectivamente; Chico y Chica no solo se atrevieron con una versión de “Japón”, sino que además tienen canciones como “De cintura para arriba” que parecen compuestas por él. Y aprovecho para recomendar las estupendas revisiones que hicieron Luxury 54 de “Me colé en una fiesta” y La Casa Azul de “Quiero vivir en la ciudad”.

Pero además de para Mecano y para sí mismo, Nacho Cano ha hecho composiciones, producciones y aportaciones para otros artistas o por encargo. Y todo eso es lo que se recoge en el álbum Otras miradas de Nacho Cano, que se publicó el pasado 26 de febrero, coincidiendo con el 45º cumpleaños de Nacho. Fue la materialización de una idea de Javier Adrados, promotor y productor discográfico, biógrafo del grupo y amigo del músico.

Es, desde luego, un disco muy variado e irregular, en el que encontramos un poco de todo. Lo más prescindible son los dos instrumentales que escribió para la candidatura olímpica “Madrid 2012″ y la boda de los príncipes Felipe y Letizia (!). Un género, el de las composiciones sin voz, por las que siempre ha mostrado afición (Julián Ruiz siempre decía que le gustaría haber sido el Jean-Michel Jarre español), pero que aquí resuelve de un modo fallido, acercándose demasiado a la grandilocuencia más propia de su hermano (y, además, según duka, la de la boda es un descarado plagio de “Lir”, de Wim Mertens). También instrumental, pero más curiosa e interesante, es la pieza que creó en 1986 para el anuncio televisivo del Ministerio de Industria que pretendía fomentar “La Moda de España”, aunque en mi recuerdo la versión del spot era mucho mejor (no he podido encontrarlo por ninguna parte). Dentro de lo olvidable también está “Debajo del puente”, un viejo tema de Ariel Rot en el que Nacho se limita a tocar los teclados.

A modo de ejemplo de sus producciones más conocidas encontramos “Lobo hombre en París” y “¿Dónde estabais? (En los malos tiempos)”, de La Unión (mucho antes de que se montaran en trenes de largo recorrido y esas cosas y se convirtieran en una de las bandas españolas más odiosas), las fantásticas “Mil cambios de color” y “Chas! y aparezco a tu lado”, de Alex & Christina (un grupo que ya va siendo hora de reivindicar, por mucho que sus dos componentes renieguen de él) y la archiconocida “No controles”, de Olé Olé, de la cual se rumorea que provocó el enfado de Ana Torroja por no habérsela quedado para Mecano (no sería extraño de ser cierto, ya que se ha convertido por méritos propios en un clásico que nunca ha llegado a pasar de moda). Menos famosas son la correcta balada “Déjalo ya”, interpretada por Dana Wood, y las apreciables “El pasillo estrecho” y “Los salvajes”, de Magenta. Tanto la primera, una cantante adolescente de principios de los 90, como las segundas, un trío femenino de aspecto gótico de mediados de los 80, tuvieron una efímera vida artística.

Y dejo lo mejor para el final:

Rubi y los Casinos: “Me he enamorado de un fan”

Tema compuesto por Nacho para Rubi, esa chica de suerte funesta a la cual su novio, que tocaba en un conjunto beat y al que ayudaba a cargar en el furgón la batería, había abandonado por una chica guapa y rica, rubia de peluquería. Por si fuera poco, ahora buscaba una solución para arreglar su situación, ya que se había enamorado de un fan y nunca lo podía encontrar. Bromas aparte, una gran canción que años más tarde sería versionada por Flans y RBD, y cuyos coros fotocopiarían Fangoria en “Criticar por criticar”.

Nacho Cano y Germán Coppini: “Dame un chupito de amor”

Parecía una combinación imposible y de resultados impredecibles, pero funcionó. El singular y genial Germán Coppini acababa de abandonar Golpes Bajos (antes había estado en Siniestro Total) y Nacho estaba a punto de lanzar Entre el cielo y el suelo con Mecano. Unieron sus talentos para publicar un maxisingle titulado Edición limitada, que incluía los temas “Divina palabra” y “Pepito el grillo” (también presentes en el álbum que nos ocupa) y la joya de la corona: “Dame un chupito de amor”, canción difícil pero grande, con una letra majestuosa y eufónica.

Zanna: “Entra en mi cuerpo y sal de mi vida”

“Entra en mi cuerpo y sal de mi vida”, compuesta, arreglada y producida por Nacho, aparecía en los títulos de crédito finales de Sal gorda, película de 1983 dirigida por Fernando Trueba, y estaba interpretada por Zanna, una cantante sueca de la que nunca más se supo (vale, si alguien quiere alegar un cierto ingrediente gafe de Nacho Cano hacia algunos de los artistas que tocaba, no se lo negaré). La producción es francamente mediocre, pero hay dos aspectos que convierten a esta en una canción magistral: su melodía, prácticamente perfecta, y su letra. Los que quieran ver un marcado tono machista en ella, adelante, pero les aseguro que hay quien se ha visto completamente identificado con esa historia de alguien a quien no le importa prescindir del componente sentimental o de fidelidad de una relación siempre y cuando pueda mantener o prolongar el carnal. Porque hay muchas formas de amar, y de estar enganchado a alguien.

Betty Troupe: “El Vinilo”

Hay quien sigue pensando que el pop español de los 80 es simplemente la mierda que nos están vendiendo últimamente con patéticos e innecesarios revivals, y no es así. Hay verdaderas maravillas que siguen permaneciendo semiocultas, como por ejemplo Betty Troupe, un grupo de música e imagen fascinantes, procedentes de Valencia (como los también magníficos Vídeo, no todo estaba concentrado en Madrid), que también regresaron hace poco a los escenarios, aunque (casi) nadie se enterara. “El vinilo”, producida por Nacho Cano, suena más moderna que muchas cosas que escuchamos en 2008, 25 años después de su publicación. Es algo así como la canción definitiva: post-rock, post-pop, post-punk, post-todo, y puedo ver cien veces seguidas este vídeo de su actuación en Tocata sin aburrirme. “Es demasiado para un humano”.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

13 comentarios para “Nacho Cano: Otras miradas de Nacho Cano”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Felicidades Eurocero un articulo excelente, reivindicando la figura de Nacho Cano en su “justa medida” ya que desde fuera me parece un tio un poco “payasete” pero lo que hizo ha hecho y a influenciado en el pop español es muy grande.
    Un saludin.

    Escrito por Rober | septiembre 5, 2008, 08:39
  2. pepito grillo es un temón, y uno de mis recuerdos más queridos de mi adolescencia musical de los ochenta.
    gran artículo, sí señor.

    Escrito por jm | septiembre 5, 2008, 13:55
  3. A veces me doy miedo y reconozco que tienes razón, Eurocero. José María Cano fue siempre el más insufrible de todos, pero Nacho siempre ha sido el gafe. Hundió hasta a Coppini, y eso tuvo su mérito.

    ¿Aquella del Capitán Scott de quien era?

    Escrito por probertoj | septiembre 5, 2008, 19:54
  4. La del Capitán Scott es de Jose. Las de letra épica o a modo de cuento o fábula siempre son suyas.

    Yo creo que a Coppini no lo hundió, creo que él es de ese tipo de personajes que están condenados a no triunfar nunca.

    Y, bueno, en cuanto al gafe… a Penélope no es que le haya ido mal.

    Escrito por eurocero | septiembre 5, 2008, 20:01
  5. Pues a mí la del Scott me gustó en su momento. Pero, vamos, que le metes un trozo de ópera y es como la de Europa de Mónica Naranjo.

    Una cosa es no triunfar y otra acabar tocando con Maga. Eso es cosa del gafe.

    Penelope no canta: no vale en el teorema.

    Escrito por probertoj | septiembre 5, 2008, 20:05
  6. A mí la de Scott me gustaba bastante. Me recordaba (musicalmente) al Behind the Wheel. O:)

    Escrito por duka | septiembre 5, 2008, 20:08
  7. A mí hay bastantes de Jose que me gustan, que conste (la del Capitán Scott entre ellas), lo que pasa es que cada vez se fue haciendo más insufrible y solemne.

    Germán Coppini debe de ser el artista más “colaborador” de la música española. Y a mí Maga me gustan. :P

    Vale, retiro lo de Pe.

    Escrito por eurocero | septiembre 5, 2008, 20:11
  8. Coppini es nuestro Johnny Marr.

    En cuanto a lo de Maga: todos tenemos defectos, hasta tú ;)

    Escrito por probertoj | septiembre 5, 2008, 20:20
  9. Pues menos mal que “No controles” se lo quedó Olé Olé y no tuvimos que escuchárselo a la Torroja. Creo que a Vicky Larraz le luce mucho más (por decirlo de un modo suave…)
    Qué bueno “El Vinilo”!! Me lo voy a poner otra vez!!

    Escrito por CARMEN LEE | septiembre 7, 2008, 10:15
  10. Me uno a la reivindicación de Álex y Christina, y aprovecho para pedir artículo del grupo y la maravillosa carrera posterior de la Rosenvinge.

    Escrito por Santi | septiembre 7, 2008, 12:24
  11. El Vinilo es uno de mis temas españoles favoritos de todos los tiempos. Tengo el single, y su cara B (aunque creo que era un doble cara A) es igual de maravillosa, Ms20.

    Del resto del disco, coincido prácticamente contigo. También tengo el disco original de Zanna y recuerdo que cuando era una cría me volvía loco (la película de Trueba mejor la dejamos de lado)!!

    Escrito por Xabi | septiembre 9, 2008, 11:55
  12. La verdad es que resulta my gratificante que alguien hable tan bien de Betty Troupe después de tantos años. El Vinilo y MS 20 con Berlín suenan mágicas y aunque lo intentamos, ya nada salió ni parecido. Yo escucho El Vinilo muchas veces y no deja de asombrarme…. Se va “recargando” a cada compás.

    Escrito por Luli | marzo 19, 2010, 02:16
  13. Hola amiguetes: A ver si alguien me puede mandar las letras Chupito de Amor del disco Divina Palabra (Coppini – Cano)que no la encuentro en ningún lado.

    Salud y gracias. La disfrutare contigo.

    Escrito por marisa | octubre 9, 2010, 00:54

Escribir un comentario