// estás leyendo...

Festivales

FIB 2008: Los ingleses al solete

Tras haber faltado al FIB del año pasado, me fui a esta edición con gran ilusión. Por el cartel y por la nostalgia. Ahora, en lugar de indies patrios, está en su mayoria ocupado por británicos, pero ¿es esto mejor o peor? Simplemente, diferente.

Los británicos adoran disfrazarse en grupo, así que le dan colorido a la audiencia. Encabezando el top ten de disfraces FIB 2008 tenemos a Dan y las bailarinas, los plátanos y los wallys. Todos se llenan de purpurina, de pintura y de pelucas. Y enloquecen con los artistas de moda, como Hot Chip y Calvin Harris.

Hot Chip, sencillamente, se salieron. Antes de comenzar, el escenario Fiberfib estaba hasta los topes (el año que viene, los Hot en escenario grande, YA), y la multitud, enfurecida e impaciente. Al salir el quinteto el griterío fue ensordecedor, aunque luego sería escalofriante con los primeros compases de “Over and over” a la mitad del concierto y con la antepenúltima “Ready for the floor”. Las masas los bañaron, literalmente, en sudor y en adoración. Los Hot se versionan a sí mismos con adaptaciones más bailables en directo, si cabe. Repasaron algunos temas de The Warning y casi todos del Made in the dark. Abrieron con “Out at the pictures” y, por supuesto, cayeron “Boy from School” y “One pure thought”, asi como “Bendable Posable”. Alexis, vestido de primera comunión con gran estilo, canta cada vez mejor mientras aporrea su teclado Nord y sus percusiones. Cerraron con una espléndida versión del “Nothing compares 2 U” de Sinéad O’Connor (bueno, de Prince, que la compuso). Enorme.

El otro que hizo bailar sin descansar fue el escocés Calvin Harris con su banda de batería, bajo, guitarra y teclados. Anda que no sabe la Kylie Minogue al contratarlo para que le haga canciones. Repasó su único álbum “I created disco”, y voto a bríos, no creó el disco pero lo reinventa. “Acceptable in the 80′s” fue el momento cumbre, y con “The Girls” hizo berrear a las chicas, sobre todo a las escocesas.

Continuando con el tema bailongo, Yelle se portó igual de bien que en el Sónar a pesar de tocar en la carpa Vodafone (pequeña) cuando debía haber tocado en el Fiberfib (grande). En este caso la organización olvidó las lecciones de Barrio Sésamo y el gentío se sobresalía por delante, detrás y los lados de la carpa, eso si, sin poder parar de bailar..

Metronomy nos deslumbró con su lección de morro y sus lámparas cosidas a las camisetas que utilizaban para hacer coreografías, como en “Holiday”. Pese a divertirnos mucho, estos chicos tienen aún que aprender para llegar al nivel de sus vecinos de Brighton, Fujiya and Miyagi. El trío de amantes del krautrock bañado de Stereolab son muy buenos músicos. Y punto pelota. A ver si no cómo van a alargar de una manera tan hipnótica sus temas “Photocopier”, “Ankle Injuries”, “Transparent things”… Acompañado de bonitas proyecciones hechas de dados de colores con su nombre al estilo de los videoclips de Anton Corbijn, nos regalaron un buen show.

También bailamos, pero menos, con Chromatics, el trío del sello de Nueva Jersey “Italians do it better”. Quizá a la cantante, pese a ser una monada, le falta un hervor y un poco de garbo para animar a la audiencia y darle más caña en directo a temazos como “Hands in the dark”.

Y como no por menos bailar amanece más temprano, para bailar a todas horas se encontraba uno con la Silent Disco. Una carpa donde la gente baila, pero con auriculares, así que no se oye nada. Pero se veía, desde la pequeña piscina o más bien charquito del lounge Red Bull, y se veía mucha animación, pues los djs ponian sobre todo funk, hiphop, disco e italodisco. Divertidísimo.

Y por si uno se aburría de no poder hablar con los colegas sin quitarse los cascos, siempre quedaba la Pista Pop. El viernes, pese a que la audiencia habia quedado un pelín espantada del eclecticismo mal entendido de Derwinzinge, Toxicosmos Dj devolvió al personal a la pista a base de hits. Que es lo que queremos en un festival. Hits a mogollón. Potente apertura con Parka, siguieron Ting Tings, The Whip, Mgmt y temas más clásicos como Buzzcocks o el mismo Elvis. Salimos de allí a las tantas, y con el sol ya dándonos en la cara.

En la misma línea estuvo el presentador de MTV España, Johann Wald, el sábado, adelantando a Calvin Harris y también con los Ting Tings pero esta vez en versión remezcla, entre otros temas electropoperos.

Los que la verdad, ya se podian ir jubilando son el trío El Bueno, el Feo y el Malo (Juan Vitoria, Eduardo Guillot y Juan Enrique León de Tranquilo Niebla Records ) , aunque quizá su rock clasicorro conectó con la audiencia del domingo, que andaba bastante subidita de edad gracias a Leonard Cohen. En cualquier caso, después se pudo volver a disfrutar de hits actuales españoles y extranjeros con el tarraconense On Air y con Kinki. No confundir a este con Kiki Dj, el dj finlandés residente en Berlín que edita con BPitch Control entre otros, y que pinchó el sábado después de los tecnoides Booka Shade, también berlineses.

Con tanto pinchar a los Ting Tings, era imposible aguantar más las ganas de verlos en directo. La pena es que el horario que les tocó el domingo fuera tan gallináceo, pero se hizo lo que se pudo y a correr para llegar a tiempo. Y bien que estuvo correr. Correctos con los demás temas, estuvieron contundentes con los hits rompepistas que son “Great Dj” y “That’s not my name”. The drums, the drums, the drums…

Lo único es que aún había agujetas del dia anterior. Los culpables, Gnarls Barkley. Menuda banda de pipiolos geniecillos de la música que se han agenciado Danger Mouse y Cee-Lo. Aquí hay profesionalidad y tablas, como no esperábamos menos. Y mucho ritmo soulero. “Going On” fue un buen comienzo, “Run” nos hizo ir para arriba, pero “Crazy” lo explotó, claro. Y hasta hubo versiones, de los Violent Femmes y de Radiohead.

Y otro monstruo de color, Tricky, también hizo versión y esta vez nada menos que de… The Cure. Sí señor, Tricky cantó Lovecats. Verlo para creerlo.

Para descansar las piernas entre tanto ritmo, las mejores opciones eran el mencionado charco del Red Bull Lounge, o una de las sillas de la carpa de la Mustang Fashion Weekend. Esto de la carpa de moda, hasta ahora no ha tenido mucho éxito. Pero este año, no sé si era porque la gente la conoció el primer día al pinchar Alaska, o porque el recinto estaba lleno de carteles anunciándola, o porque los ingleses tienen más cultura de moda que los patrios, estaba bastante concurrida. Y el nivel, mucho más alto.

El dúo español que opera desde Berlin y España, Potipoti, mostró sus nuevos estampados en verde y marrón claro que recuerdan a las espigas, al bambú, a las palmeras, en sus diseños con tejidos veraniegos. Hasta el cantante de Mgmt se ha rendido a sus grafismos.

Chidi Wayne mostró una colección de hombre que recordaba el estilo Hedi Slimane para Dior Homme. Chicos con clase que merecieron al diseñador el galardón de ganador del concurso de la Mustang Fashion Weekend.

Hemos dejado ya de bailar, así que diremos que The National nos ofrecieron también uno de los mejores conciertos del fesival. Debido a su inminente pausa artística, era de las pocas oportunidades que quedan de verlos en algún tiempo. Lo que añadió emoción a la interpretación de preciosidades como “Fake Empire” o “Ada”, de su último “Boxer”. Los echaremos de menos.

En el plano nacional, ya tenemos la nueva esperanza del indie español. Hablamos, claro, de Manos de topo. Pese a tocar también a la hora del té, congregaron bastante audiencia, y la voz llorosa del cantante se atrevió a “Morir de celos” y a acabar con una versión del “Bailar pegados” de Sergio Dalma.

Otros esperados, My Bloody Valentine, cumplieron su promesa de hacer mucho mucho ruido. Y lo hicieron, con sus clásicos “Only shallow”, “When you sleep”, “Come in alone”, “I only said”, “Slow” o “Soon”. El Fib, los Planetas, el noise, nada hubiera existido sin ellos. Eso queda claro, y que Kevin Shields es un genio del indie guitarrero. Sin embargo… lo siento, pero creo que me hubiera llegado más este concierto en los noventa. A estas alturas…

Y, ¿qué queda? pues Dios. O sea, Morrissey. Y Dios hace lo que le viene en gana. Como faltar al respeto una y otra vez (“en España yo hablo de todo menos español”, “este festival esta lleno de carne, o sea, de muerte”). Pero da igual. Porque es Morrissey. Pena que no tocara más que ““How soon is now”, “Death of a disco dancer”, “What she said”, “Ask” o “Vicar in a tutu” de los Smiths. De su vida en solitario cayeron “First of the gang to die”, pasando por “Irish blood, english heart” o “Why don’t you find out for yourself”. Camisas, unas tres. Al César lo que es del César y a Morrissey, el ser un icono.

Y para acabar, las mejores ideas para encontrar a los amigos en un festival, patrocinadas por los guiris del fib 2008:

  • levantar un recogedor de la limpieza bien alto
  • agruparse todos en un sitio concreto y levantar los brazos al unísono
  • llevar banderas de la nacionalidad de uno
  • recoger los vasos tubo del suelo o los propios y apilarlos hasta formar un mástil y colgar cualquier cosa de ahí
  • hacer montañas de dos personas (si acaso el año que viene los catalanes que hagan un castell)

El año que viene, al Fib se vuelve, y disfrazados. Habrá que ir pensando el tema…

Todas las fotos son cortesía de Sergio Ramírez.

Comparte este artículo:

Comentarios

5 comentarios para “FIB 2008: Los ingleses al solete”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. morrissey debe morir
    (no has hablado del aren de chaperos talentosos o banda que le acompañaban)
    ‘spanish music is terrible’???
    blah, se me cayó el mito.

    Escrito por dani b | julio 28, 2008, 01:41
  2. ah, y para aportar algo bueno.
    creo que lo mejor de todo el puto fib ha sido ESTO –> http://www.youtube.com/watch?v=-bXkULHDLoU

    un beso!

    Escrito por dani b | julio 28, 2008, 02:00
  3. [...] discos enteros, pero estos señores merecen todos los honores tras lo que hicieron este año en el FIB y el Saturday Night Fiber: ¡conciertazo! Además, las portadas de sus discos son todas una joya: [...]

    Escrito por Las mejores portadas geométricas de los últimos años | discotraxx | agosto 6, 2008, 08:01
  4. Por supuesto Morrissey lleva razón y la música española es terrible. Y no por ser Morrissey, es que es una p*ta mierda la mayoría. Pero tú has oído la música española…dani b?

    Escrito por Deandevendrá Banhart? | agosto 9, 2008, 01:15
  5. De mis 10 grupos más escuchados en last.fm, 6 son españoles (Astrud, Hidrogenesse, Ellos, Los Planetas, Los Punsetes y La Casa Azul). Eso, obviamente, no los convierte en buenos, pero es eso, a algunos sí nos gusta la música española.

    No toda, claro, también hay muchísimas cosas que me parecen una mierda, pero no solo en la española, también en la de absolutamente todos los países del mundo, incluido Inglaterra.

    Escrito por eurocero | agosto 9, 2008, 20:43

Escribir un comentario