// estás leyendo...

Ocio digital

Super Smash Brawl: ¡Y ahora con pegatinas!

Todo aquel que no esté dentro del mundillo videojueguil desconocerá esto: la Wii, esa videoconsola que encandila a tu abuela y que hace que se levante del sillón y se ponga a dar raquetazos cual Martina Navratilova en la final de Wimbledon contra Conchita Martínez, es un hype en sí misma. Desde su lanzamiento sus ventas han sido espectaculares, pero estoy seguro que un alto porcentaje de compradores podrían decir que cuando se cansaron de darle a la raqueta, la aparcaron y, desde entonces, nunca mais. Yo no soy de esos, pero reconozco que es una consola que requiere esfuerzo, ya que el 90% de los juegos que salen son mediocres.

Nintendo siempre ha tenido fama de controladora. Al contrario que Sony (que dejaba que cualquiera hiciera juegos para su Playstation -de ahí el número, y de ahí la calidad de muchos-), la política de Nintendo es cuidar muy mucho sus desarrollos: disponen de unas cuantas sagas fijas que, generación tras generación, sacan al mercado con mejoras (a veces más y a veces menos, pero nunca decepcionan). El listón lo dejan tan alto que las desarrolladoras se sienten incapaces de superarlo, provocando que las ventas millonarias sean para juegos de la propia compañía. Eso no ha cambiado en la generación Wii, y, a día de hoy, los mejores juegos de la consola vienen firmados por Nintendo. Y uno, que es muy básico (y que podría estar jugando toda la vida a los Marios, Zeldas, Mario Kart y Metroid en ese orden y en un loop infinito), se emocionaba por poder jugar a un juego en el que los personajes de los juegos con los que has crecido y a los que les has dedicado horas se daban de hostias. Máxime si venía avalado por la excitación de los que lo habían probado y las notas de diez de casi todos los medios especializados (ahora veo que para nada presionados y sin pasta de por medio).

Pero mira tú por dónde que lo que me encuentro es un juego con el que me aburrí al primer combate. Porque esto va de meter a varios personajes en pantalla y darse hasta que consigues echar del escenario al resto. Y entonces ganas. Y entonces ¿qué? Pues nada, satisfacción personal y punto. Bueno, eso y trofeos y pegatinas, que dime tú a mi qué ganas voy a tener de seguir jugando a un juego que me promete ganar PEGATINAS. Sí, pegatinas. El nivel de idiotización ha llegado al máximo en los videojuegos con SSB. Ahora no basta con llegar al final, ahora hay que hacerse el juego con todos los personajes, con el mando al revés, con los ojos cerrados o haciendo el pino. Y todo esto para obtener la merecida recompensa: un mensaje que diga que te has hecho el juego al 100%. Y todo eso a base de repetir partidas una y otra vez, sin más aliciente que… las Pegatinas. Porque el juego es repetitivo hasta decir basta, y si no fuera porque aquí hay sprites que llevo viendo toda mi vida no le habría dedicado más de un segundo de mi vida.

Independientemente de lo que me pueda gustar o no la mecánica (los que lo defienden dicen que esto es así, que si no te gusta no juegues), el juego tiene fallos gordos. El primero de ellos es un modo online existente pero que no funciona. Y cuando digo no funciona es que no funciona. Nintendo pasa de arreglarlo y te vende un juego que no hace lo que dice que hace en la portada. Y la segunda causa es que luchar es tan rápido y aleatorio que difícilmente se puede seguir una estrategia. Aquí es darle al botón más rápido que los demás, con lo que las partidas son tremendamente imprevisibles (algo que ya vimos en Mario Kart pero que aquí lo echa todo por tierra: cosas de la búsqueda desesperada de los casual gamers).

Menos mal que la aparición de un personaje como Mr. Game & Watch, presente en las maquinitas que de pequeño coleccionaba alegró un poco la cosa. Bueno eso y que si te has tirado toda la vida rodeado de máquinas como yo vas a reconocer a un montón de personajes, escenarios y situaciones de juegos que seguramente habías olvidado. En definitiva: esto es la mejor enciclopedia sobre videojuegos del mercado, pero que no me vendan la moto.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

8 comentarios para “Super Smash Brawl: ¡Y ahora con pegatinas!”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. a mi es que no me atrae nada ver a personajes tan adorables como Kirby dando ostias a diestro y siniestro…
    150% de acuerdo con lo poco aprovechada que está la Wii en el apartado juegos…
    y por dios! que dejen de sacar cacharros, que entre el zapper, la tabla, los mandos, los nunchakos y demás no tengo espacio en casa… y lo peor es que ahora llegan las maracas!

    Escrito por belelle | julio 23, 2008, 08:49
  2. ¡Las maracas! Hombre, el límite tiene que estar en la vergüenza ajena (creo), así que de las maracas yo creo que pasaré.
    El tema de ver la princesa vestida de rosa dando paraguazos es algo que asumes en la primera partida, no es eso. El problema es que, a pesar de los mil modos de juego, se hace monótono. Es como si tiene todo para ser un juegazo pero después llegas y… plof.

    Escrito por hexadigame? | julio 23, 2008, 09:12
  3. Yo es que no he probado la Wii, soy más de consolas de verdad (y eso que he caído en lo de la DS, que está siendo una decepción considerable), pero el Super Smash Bros de Nintendo64 era, señoras y señores, un juegazo de lo más adictivo.

    Pero vamos, que para dar mamporros, donde estén un Tekken o un Mortal Kombat…

    Escrito por marcos c | julio 23, 2008, 09:45
  4. Eso último que acabas de decir es lo que opina la mayoría, pero te aseguro que hay juegos de verdad para la consola que no es de verdad, y muy buenos.

    Y seguro que si te gustó el de N64 este te va a encantar. Pero una cosa es jugarlo con gente que sepa jugar y os piquéis que hacerlo solo o con alguien que se cansa al darle tres veces al botón.

    Escrito por hexadigame? | julio 23, 2008, 09:48
  5. a ver, no he jugado ni a este Smash Bros ni a ningún otro, pero las excelentes críticas de los medios especializados se deben a que se supone que es un juego perfecto para una tarde con amigos, no para acabarselo solo…¿ni con colegas y cerveza vale la pena?

    Escrito por cualquiera | julio 23, 2008, 11:50
  6. Con colegas que sepan jugar si, con otros no. Y a falta de colegas, dirán “tienes el online”. Pero es que no lo tienes, no funciona, es un error conocido que no solucionan.

    Escrito por hexadigame? | julio 23, 2008, 11:54
  7. HORRIBLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

    Escrito por MATEO | julio 9, 2009, 17:07
  8. LINDO

    Escrito por MATEO | julio 9, 2009, 17:07

Escribir un comentario