// estás leyendo...

Festivales

Summercase 2008 (y 2): El otro festival

Recinto Boadilla del Monte

Una vez comentado el aspecto musical del Summercase 2008, no me gustaría dejar la oportunidad de referirme también a algunos de los inconvenientes que presenta acudir a este festival, algunos de ellos exclusivos de la edición madrileña y otros comunes a ambas localizaciones. Y no solo por ejercer el derecho al pataleo (algo, por otra parte, totalmente lícito), sino también porque quejarse en voz alta de lo que no se hace bien debería servir para que la organización tomara nota de cara a futuros años.

El recinto

Este es el tercer año consecutivo que los que acudimos a Boadilla del Monte llevamos escuchando las promesas de mejoras en el recinto de conciertos (e incluso las de un cambio de ubicación). Y uno ya empieza a estar un poco harto, la verdad. No hace falta estar doce horas bailando encima de ese pedregal para acabar con los pies destrozados, con un rato es suficiente. Y la medida de no dejar entrar botellas con tapón se antoja completamente absurda cuando uno tiene tantas armas arrojadizas a a su alcance. Por no hablar del polvo que se levanta. Está claro que en Madrid no existe un recinto como el Parc del Fórum (qué odiosas son las comparaciones cuando uno ha estado allí), pero creo que tenemos derecho a exigir un mínimo de comodidad y salubridad. Que la gente que acude a un festival sea en su mayoría joven y sufridora no significa que todo valga.

Los vasos

Sí, la idea del vaso ecológico está muy bien, y uno se lleva un recuerdo y todo eso, pero presenta varios problemas: el tamaño (insuficiente), la sujeción (a poco que uno dé dos botes acaba perdido o pisado por la marabunta) y la limpieza (en las barras no los enjuagaban y las colas de los puntos de agua no invitaban a la higiene).

El transporte

El sistema de lanzaderas de otros años no estaba mal, pero la novedad de esta edición era el metro ligero. Pues vaya bluff. Una de las cosas que a algunos nos hacen decantarnos por el Summercase es que, en teoría, es un festival urbano, en el que uno puede irse a descansar cómodamente a su casa una vez terminados los conciertos. Pues sí, en teoría. El sistema en cuestión puede que sea muy cómodo para los residentes en la zona, pero no desde luego para transportar masivamente a gente a un evento de este tipo. El chuchutrén es pequeño, lento y poco frecuente. Pongo como ejemplo de trayecto mi caso, que vivo en un lugar bastante céntrico de Madrid: bus urbano hasta la estación de metro de Príncipe Pío; desde allí, cuatro paradas hasta Colonia Jardín, de donde parte el metro ligero. Hay que recorrer la línea completa (16 estaciones, a paso de tortuga) hasta llegar a Puerta de Boadilla, y una vez allí, todavía 20 minutos andando (si uno es un poco ágil) bajo un sol de justicia (algo bastante previsible en Madrid en julio) hasta llegar al recinto. Vamos, que solo faltaba subir al castillo, matar al dragón y rescatar a la princesa para completar la aventura. Así no.

Nota: La foto corresponde al año pasado, pero el suelo del recinto sigue estando prácticamente igual.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

6 comentarios para “Summercase 2008 (y 2): El otro festival”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Después de padecer este festival dos ediciones seguidas, este año no me han engañado. Un cartel bastante pobre ha ayudado también, la verdad. Me parece una tomadura de pelo pagar lo mismo que por ir al Parc del Forum. Pagar la mitad me parecería lo razonable.

    Escrito por Truman | julio 22, 2008, 13:28
  2. Gesloten ha cumplido un añito… espero que lo celebreis con nosotros por la puerta grande igual que lo hemos celebrado nosotros!!

    Escrito por Lady Foster | julio 22, 2008, 20:17
  3. yo cuando estuve en madrid cogí el ligero y no entendí para nada el nombre. El metro mas lento de la historia, con diferencia.

    Escrito por gasord | julio 22, 2008, 20:38
  4. Fui a las 2 primeras ediciones en el Parc del Forum, y en la primera lo disfruté como una enana. No había tanta gente como para no ver los conciertos, el recinto estaba genial, con cesped para descansar y tal, el cartel espectacular… El segundo año me aburrí bastante, además de que nos estafaron con las entradas (las compramos anticipadas como 4 meses antes y como un mes despues sacaron un pack al mismo precio con camiseta y no se que movidas más), había demasiada gente por todas partes, colas interminables y el cartel bastante más flojo que la edición anterior y la tremenda decepción que me llevé con PJ Harvey, tocando en una carpa en la que no se podia estar del calor que hacía, tapada hasta las cejas ella sola cuando en el Primavera Sound de unos años antes había ofrecido un concierto apoteósico.
    A mi no me toman el pelo más con este festival, o el cartel mejora tanto que no me puedo quedar en casa, o a mí ya me han visto bastante por allí.
    E
    l bluff vestia aquí fue conseguir llegar a casa en transporte público después del concierto de Bruce Springsteen en el Camp Nou… toda una odisea!

    Saludos

    Escrito por Eklypse | julio 30, 2008, 00:14
  5. Perdón, que se me ha colado una v… quería decir “bluff bestia”. Es lo que tiene ir con las prisas, jejejeje

    Escrito por Eklypse | julio 30, 2008, 00:16
  6. Yo en lo musical no me quejo, había bastantes cosas que me gustaban, y aparte yo soy de los que son incapaces de aburrirse en un festival, aunque actúe Rosana (vale, me he pasado).

    Créeme, ponerle pegas al recinto del Parc del Fórum habiendo conocido el de Boadilla es una blasfemia.

    Escrito por eurocero | julio 30, 2008, 00:56

Escribir un comentario