// estás leyendo...

Festivales

Summercase 2008 (1): La música

Ian Brown

Menor afluencia que el año pasado en la cita madrileña del Summercase 2008 (y también en la de Barcelona, aunque no me consta que se hayan detallado las cifras de público separadas por ciudades), algo bastante previsible teniendo en cuenta las coincidencias, guerras, etc. Aun así, personalmente no hablaría de fracaso, precisamente por eso: teniendo en cuenta todo lo que coincidía este fin de semana, los de Sinnamon pueden darse con un canto (de los del recinto) en los dientes.

Dedicaré una entrada aparte a los aspectos mejorables del festival, que hay muchos, pero en esta, centrémonos en lo musical, que se supone es su esencia.

Dorian

Mi plan inicial era ver a Antònia Font y The Kooks, y llegué con tiempo de sobra, pero pasé por una odisea particular que demoró mi entrada al recinto más de dos horas. Así las cosas, lo primero que pude ver fue el final de la actuación de Dorian, de los que al menos pude escuchar “Te echamos de menos” y “Cualquier otra parte”, dos de sus temas más emblemáticos. El día que consigan hacer discos un poco más equilibrados y contraten a un letrista en condiciones tal vez dejen de ser la eterna promesa del pop español.

Los Campesinos!

No hubo que esperar mucho tiempo para presenciar el primer gran momento de este año. Los galeses empezaron sonando fatal, lo que provocó que el público se diera la vuelta hacia la mesa de sonido para corear “No se oye”. Un público predispuesto y entregado desde el primer minuto, ante la estupefacción de los galeses, que no se lo esperaban. Disfrutaron e hicieron disfrutar, que es de lo que se trata, y me convencieron mucho más que en sus discos, que, en cualquier caso, pienso rescatar. Por lo ofrecido, se lo merecen.

The Raveonettes

Qué pesado todo el mundo con que si no iba a ver a Sex Pistols. Pues no. A mí me habría gustado verlos (pero tampoco habría matado por ello) en 1977, pero en 2008 prefiero ver a The Raveonettes. Sin ser muy fan suyo, al menos ofrecieron un concierto de lo más entretenido y no vinieron exclusivamente a hacer caja y a montarla.

Cansei de Ser Sexy

Aunque todavía no lo he escuchado lo suficiente, la actuación de las brasileñas no acabó de despejar mis sospechas de que su nuevo álbum, Donkey, contiene canciones menos divertidas y efectivas que su debut. No parece que ninguna de ellas esté a la altura de “Let’s Make Love And Listen Death From Above” o “Alala”, por ejemplo, aunque también es cierto que desde el viernes no logro sacarme de la cabeza “Air Painter”. Tal vez por la novedad, me gustaron más el año pasado en el FIB, pero no estuvieron mal.

Kaiser Chiefs

Vale, no han descubierto nada y su segundo disco era realmente flojo, pero trayendo a Kaiser Chiefs a un festival tienes una cierta garantía de que van a hacerle pasar un buen rato a la gente, porque temas como “Ruby”, “I Predict A Riot” o “Everyday I Love You Less And Less” son perfectas para un directo. Y, además, Ricky Wilson es de los que lo dan todo encima de un escenario, aunque pareciera un poco renqueante.

Los Planetas

Comprendo que “Ya no me asomo a la reja”, “El canto del bute” o “Si estaba loco por ti” son canciones demasiado arduas para ser tocadas a las 3 de la mañana, sobre todo para aquellos que no comulgan con la grandeza de La leyenda del espacio. Pero para los que sí lo hacemos, es un auténtico lujo poder escucharlas. De todas formas, lo que tienen Los Planetas es que en un momento dado pueden cambiar el chip, tirar de hits (¿cuántos tienen, dios mío?) y hacer botar al más aburrido. Y confirmo la identidad de “Pesadilla en el parque de atracciones” como uno de mis temas favoritos de todos los tiempos.

Hidrogenesse

Esta vez la culpa de que llegara más tarde de lo que me habría gustado a la segunda jornada fue del sofisticado sistema logístico de transporte, que comentaré más tarde. Aunque llegar a la carpa donde actúan Hidrogenesse cuando están sonando los primeros compases de “Disfraz de tigre” no es un mal momento para llegar. Los he visto tantas veces en los últimos meses que ya no sé que decir de ellos. Ah, sí, que en estos momentos son mi grupo favorito.

Ian Brown

Si no pasara lo que pasó, ahora estaría preguntándome si realmente los grupos prueban sonido en este tipo de eventos, porque no es normal que la en la primera canción los artistas estén más pendientes de hacer aspavientos y de corregir a los técnicos. O me preguntaría también por qué todo el mundo en España pasa de Ian Brown, cuando tiene en su carrera en solitario tiene un montón de canciones de lo más apañadas y un timbre de voz que me fascina. Pero es que pasó lo que pasó: que en un momento dado Mani (ahora en Primal Scream) se subió al escenario y, aparte de dejar un recadito futbolístico (“Cristiano Ronaldo no es posible”, ojalá se equivoque), se enfundó la guitarra para hacer sonar “Waterfall”, “Made Of Stone” y “I Am The Resurrection”, tres de los temazos que dejaron The Stone Roses para la historia. Eso sí fue una reunión emocionante. Mi delirio personal (y el de todos los ingleses que me rodeaban) y mi recuerdo imperecedero del Summercase 2008.

Blondie

La cosa pintaba muy bien: escuchar en directo y casi seguidas “Hanging On The Telephone”, “One Way Or Another” y “Heart Of Glass” no es algo que suceda todos los días, pero en un festival uno se encuentra con otra serie de necesidades que cubrir, como comer, beber o charlar con los amigos, así que no duré mucho más.

Interpol

A Paul Banks, el cantante de Interpol, la naturaleza lo ha dotado de una voz que muchos tachan de impersonal pero que en concierto a mí me dejó maravillado por envolvente y magnética. Tienen además presencia (me encanta los grupos que actúan de traje) y una ya sólida colección de canciones (cúanto gana “Lighthouse” en directo). Ajustando un pelín más el repertorio, habría sido perfecto.

Primal Scream

Como Kaiser Chiefs, Primal Scream son una garantía de concierto efectivo y satisfactorio. Solo que, además, los escoceses son muchos mejores. Con todo, no ha sido la vez que más me han gustado, pero supongo que es lo que tiene centrarse en la presentación de un nuevo álbum que la mayoría todavía no hemos escuchado en su totalidad. Y otro pero: “Swastika Eyes” no sonó tan contundente como de costumbre.

Aparte de lo anterior, vi pequeños fragmentos de The Breeders, The Stranglers, Neon Neon y The Verve (qué grandes siguen siendo “The Drugs Don’t Work”, “Bittersweet Symphony” y mi favorita, “Sonnet”) y varias sesiones de DJ: Smart y Scream (muy bien, en su línea), los Jenesaispop (muy divertidos y aceptando peticiones vía SMS), Flatmates (los más arriesgados y elegantes) y Homeboy (demasiado obvio para mi gusto, pero a según qué horas uno ya baila lo que le echen). El premio a la canción omnipresente allá donde fueras: “Kids”, de MGMT.

(La foto de Ian Brown está sacada del Flickr de a ojo de buen cubero. ¡Gracias!).

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

1 comentario para “Summercase 2008 (1): La música”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. me gustaria haber ido a ver a los Kaiser..pero bueno,otra vez sera.
    Ah se me olvidaba,su ultimo disco no es flojo,de hecho,me gusta mas que el primero.Que el disco sea flojo será tu opinión,pero no la mía

    Escrito por niobe | agosto 3, 2008, 00:04

Escribir un comentario