// estás leyendo...

Cine

Lejos del cielo

Lejos del cielo

Todd Haynes venía de firmar y filmar con Miramax uno de los mayores fracasos de la compañía: Velvet Goldmine. El director tuvo que ver cómo la película era montada, remontada y mutilada por el último mono de Miramax, que no creía que fuera a darle beneficios. Harvey Weinstein (uno de los propietarios de la bicéfala compañía) había aceptado producirla simplemente para demostrar que no era homófobo (la supresión de las escenas homosexuales de Studio 54 habían levantado esos rumores) y después se encontró con una película incómoda, muy poco propicia para obtener el nivel de beneficios que habían establecido películas anteriores.

El caso es que Haynes, a la hora de producir su nueva película, lo único que no quería era estar bajo las faldas de los Weinstein. Fue entonces cuando Steven Soderbergh y George Clooney se interesaron por su nuevo guión, y le ofrecieron hacerlo bajo los auspicios de USA films, una productora independiente de todas las que surgieron a rebufo del éxito de Miramax. El principio de acuerdo del director con la productora y el saber que Julianne Moore estaba en el proyecto provocó que Harvey levantara el teléfono (y cuando esto pasaba sabías que al colgar habrías recibido palos, muchos palos) y le propusiera a Todd producir de la película. En caso de que no lo hiciera, amenazó con invertir 10 millones de dólares y conseguir que Julianne Moore no fuera nominada a los Oscars. Al final el director prefirió poder tener control total sobre su película y decidió hacerla con USA films, a pesar de las amenazas de Miramax.

Nada más empezar, Julianne Moore exigió rodar en Nueva York. Esto trastocó todos los planes de producción, más si cabe porque en medio del proceso ocurrió el 11-S y algunas de las localizaciones quedaron destruídas. Además, la producción suponía un alto coste al ser una película ambientada en los años 60. Los productores avisaron que había que reducir presupuesto y tantearon al director para que renunciara a su sueldo, medida que Haynes aceptó. Al final la película se hizo y llegaron los inevitables pases de público: la gente insistía en que la película era demasiado lenta y los productores querían cortes. Incluso Soderbergh se reunió tranquilamente con Haynes para intentar convencerlo de la necesidad de esos cortes, cosa a la que el director se negó.

Superado el trance, la película comenzó su carrera comercial, apareciendo en casi todas las listas de lo mejor del año. Julianne Moore ganó la copa Volpi en el Festival de Venecia y la película partía como una de las favoritas para las nominaciones. Pero en ese momento, la productora se divide y pasa a llamarse Focus Features, decidiendo en el último momento que El Pianista sería la película que apoyaría ese año en los Oscars. Eso, unido a que aquel fue el año de Chicago (Miramax puso toda la carne -$$$- en el asador para no irse de vacío), hicieron que la película fuera nominada a 4 estatuillas para acabar por no llevarse ninguna -¿telefonazo de Harvey?-. Ocasión que aprovechó Harvey para preguntarle a Haynes si no hubiera preferido haber firmado con ellos cuando tuvo la ocasión.

Con el tiempo, Lejos del cielo ha quedado como el ejemplo perfecto de lo que se puede hacer con un montón de talentos que creen en algo. Para todo aquel que no la conozca, la película es un intento de Haynes por homenajear y a la vez demostrar que el lenguaje cinematográfico de los clásicos melodramas de Douglas Sirk podía seguir vigente 40 años después. A los que hayan visto Magnificent Obsession Solo el cielo lo sabe, la historia les resultará conocida: Haynes copia directamente planos, tramas argumentales y personajes de la película de Sirk. Pero claro, cuando alguien hace eso y además te pone a una Moore que no ha estado mejor en su vida, un sorprendente Dennis Quaid que demuestra que tiene más registros de los que creemos, una fotografía E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R en el que cada plano parece sacado de un cuadro de Hopper y una música que suena tan antigua como la época que narra, pues es para que se te caiga la baba una y otra vez.

Si quieres más historias como esta, corre a por “Sexo, mentiras y Hollywood”, de Peter Biskind. Editorial Anagrama

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

11 comentarios para “Lejos del cielo”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Ahí, ahí Peter Biskind haciéndose cada vez más grande en los tags. Has leído el de “Moteros tranquilos, toros salvajes”?

    Escrito por Nico del Moral | junio 12, 2008, 08:59
  2. lo que aprende uno. A pesar de ser una película que me encanta,de todos estos entresijos que comentas, no sabía nada..¡Gracias por toda la información!¿Realmente merece la pena el libro que recomiendas? A pesar de que el de “Moteros tranquilos,…” me encantó,algunas críticas que leí sobre “Sexo,..” me hicieron plantearme si merecía la pena o no: comentaban que era sobre todo un panfleto contra los Weinstein y cómo se habían “cargado” el cine independiente.Pero te haremos caso.
    En cuanto a Lejos del Cielo, qué decir que no hayas dicho…Es un peliculón que gana con cada nuevo visionado,demostrando que lo que podía ser un mero pastiche tiene entidad propia,tratando temas que en los cincuenta no se hubiesen podido tratar por poco comerciales, como el amor interracial o la homosexualidad.
    Aunque difiero contigo en una cosa:se parece bastante más a “Solo el cielo lo sabe” que a “Obsesión” -como el propio título indica- ;-)

    Escrito por wes | junio 12, 2008, 09:04
  3. Gracias wes por la corrección. Efectivamente la película a la que me refería era Sólo el cielo lo sabe. Confundo siempre esa con Obsesión, que es la de la mujer-desgracia, así que queda corregido. Es lo que tiene haberme visto ese catálogo que me has ido enviando de Sirk, que al final no distingo personajes ni situaciones de una película a otra.
    Y nico, el de Moteros no me lo he leído, pero no por nada, sino porque necesito tiempo par asumir todo lo que he leído en de Sexo, mentiras…
    Lo de que sea un panfleto anti Weinstein… pues se puede ver así. Pero yo en ningún momento he dejado de extraer la conclusión de que gracias a Miramax el mundo del cine no es el mismo que hace 25 años. Revolucionaron la forma de vender películas y nos ofrecieron cosas que NADIE nos hubiera ofrecido antes. Eso no quita que las prácticas de los hermanos y el nivel de control que ejercían sobre sus producciones era asfixiante para los que en ellas participaban. Pero sin duda, enterarte de cosas como lo que digo en la entrada o el leer entre líneas la razón por la que la Paltrow estaba en casi todas las películas de Miramax, no tiene precio.

    Escrito por hexadigame? | junio 12, 2008, 09:33
  4. Y nico, por mucho que hablemos, la realidad es que en los tags la palabra POP se hace cada vez más grande y al resto le cuesta aparecer…

    Escrito por hexadigame? | junio 12, 2008, 09:36
  5. recuerdo haberla visto y pensar q ella estaba muy bien pero q la peli era lenta…
    a ella la nominaron para el oscar no? como mínimo algo d repercusión tuvo… ahora, de toda la historia que hay detrás no tenía ni idea!

    Escrito por gasord | junio 12, 2008, 11:35
  6. Si, la nominaron para el Oscar a ella, a mejor guión, a fotografía y a la banda sonora, pero no se lo llevaron ninguno.

    Escrito por hexadigame? | junio 12, 2008, 11:39
  7. El único “pero” que yo le pondría a la peli es su exceso de ambición y el querer abarcar demasiados temas (racismo, homofobia, misoginia…). Es como si Haynes hubiese querido tratar en una sola peli todos los temas tabú de una época.
    Aún así, casi nada chirría y todo está perfectamente encajado en un producto donde todo es de 10, como tú dices (todavía tengo en mi cabeza la música y los créditos iniciales!)

    Escrito por Xabi | junio 12, 2008, 12:04
  8. un p.u.t.a. maravilla. entré en el cine sin saber muy bien de que iba el tema y a los dos minutos ya estaba recogiendo la mandíbula del patio de butacas.

    Escrito por jm | junio 12, 2008, 19:39
  9. [...] ha decidido que su apuesta del año era otra y ha decidido no apostar por esta, que los entresijos de estas cosas es algo que nunca llegaremos a entender nosotros, simples espectadores. Peroi que es algo que [...]

    Escrito por Revolutionary road | discotraxx | febrero 6, 2009, 08:03
  10. [...] ser el nuevo Walt Disney intentando que algo de lo que haga llame la atención de Harvey Winstein y éste levante sus teléfonos. El segundo había sido varias veces nominado, pero fue llegarle Oscar y empezar a ser considerado [...]

    Escrito por Oscars que no sirvieron para nada | discotraxx | febrero 23, 2009, 09:03
  11. [...] la plaza del pueblo. Y aunque Haneke lo hiciera después con su propia obra o Todd Haynes  con Lejos del cielo (aunque a lo suyo lo llamaron “redefinición”), nadie les dio tanta caña como al [...]

    Escrito por Psycho: quien ríe el último ríe mejor | discotraxx | marzo 12, 2009, 07:39

Escribir un comentario