// estás leyendo...

Cine

Martin Scorsese: AT&T

Justo cuando parece que un director debería salir de su guarida solamente para hacer proyectos personales, grandes y casi épicos, resulta que entra en una dinámica de trabajo en la que pocas veces se ha visto con proyectos que a priori podrían parecer menores o alimenticios pero que una vez vistos dejan claro que Martin es mucho Martin. Cuando se lee Moteros tranquilos, Toros Salvajes de Peter Biskind uno se queda con la sensación de que todos los directores maravillosos que salieron de los 70 eran bobos perdidos. Scorsese, probablemente, el que más. Es por eso que sorprende que una persona que ha estado a punto de morir varias veces a causa de sus excesos con las drogas se haya desprendido en su madurez de ese lamentable y penoso complejo de “autor” que sufrían los directores americanos en los 70, convirtiéndose en un director que conoce el oficio al dedillo y que puede hacer lo que quiera, con el presupuesto que quiera y con la historia que quiera. Mientras muchos de sus compañeros de su generación se ahogaron en ese “complejo de autor” antes mencionado – Peter Bodganovich y William Friedkin son los primeros que me vienen a la cabeza – Scorsese ha sabido mantenerse a flote con trabajos tan personales y a la vez tan taquilleros como El Aviador, Infiltrados o Casino. Últimamente, por si todo esto fuera poco, el director de Taxi Driver está tonteando con la publicidad con pequeñas joyas como el anuncio que hizo para Freixenet este año y que homenajeaba al maestro del suspense de forma poco menos que magistral. El anuncio, que todavía se puede disfrutar en la web, se cargaba la tradición tan obsoleta y hortera de contar con la estrella ñoña de turno; recuperaba un viejo guión inacabado de Hitchcock y rescataba a uno de mis secundarios favoritos que, sólo por su papel en L.A Confidential, debería pasar a la historia.

Hace relativamente poco, la AT&T le ha permitido a Scorsese rodar otro bombón publicitario quizás menos espectacular pero igual de bueno que el anuncio de Cava en el que nos recuerda que cuando vamos al cine hay que apagar el móvil. Ojo a la actriz, de la que desconocemos el nombre, y a sus tartamudeos. Denle al play y recuerden: Nosotros no interrumpimos tus conversaciones. No interrumpas tú nuestras películas.

Comparte este artículo:

Artículos relacionados:

Comentarios

2 comentarios para “Martin Scorsese: AT&T”

RSS de los comentarios de este artículo | Dirección de trackback

  1. Me encantó este post. Quizá sólo le ha faltado explicar hasta qué punto Bodganovich estaba por encima de Friedkin, y por momentos incluso de Scorsese.

    Escrito por Ismael Valladolid Torres | junio 8, 2008, 20:06
  2. Gracias. Bodganovich ha ganado puntos por su papel en Los Soprano pero nunca ha sido santo de mi devoción. Quitando La última película que la habrá visto mil veces el resto de su trabajo tiene cosas que sí me gustan pero no acaban de.

    Escrito por Nico del Moral | junio 8, 2008, 20:10

Escribir un comentario